España fabrica mas de 2 millones de pastillas de yodo para la protección nuclear

Se repartirán en las cuatro zonas donde hay ubicadas centrales nucleares
Foto: OKdiario

El Ministerio de Defensa ha decidido renovar los lotes de pastillas de yodo que serán enviadas a los almacenes de Protección Civil.

La principal función de este tipo de pastillas es proteger la glándula tiroidea de las lesiones por radiación. En caso de accidente nuclear la contaminación se propagaría por todas partes (comida, ropa, aire, agua…) afectando directamente a la glándula del tiroides, provocando efectos irreversibles. Estas pastillas impiden la entrada de la radiación, aunque no elimina la posibilidad de desarrollar cáncer, sino que se reduce.

Aunque las autoridades piden prudencia a la hora de hablar sobre un ataque nuclear ruso, distintos gobiernos europeos han aconsejado hacer acopio de este tipo de pastillas. En Finlandia el Ministerio de Asuntos Sociales y Sanidad pidió a su población comprar tabletas de yodo y estas se agotaron en cuestión de horas. Otros países que se han sumado al reparto de tabletas de yodo han sido Rumanía y Polonia. En el caso de Polonia, las pastillas han sido dadas a los bomberos para suministralas a la población, en caso de que esto fuera necesario.

Hace tan solo tres días España decidió sumarse a esta medida. Pero, ¿debemos de alarmarnos?. Si bien es cierto que las pastillas de yodo son repartidas para paliar los riesgos de la radiación por un ataque nuclear, en el caso de España no es ese el motivo. Existe un convenio de protección nuclear firmado por Protección Civil, dado que las actuales pastillas disponibles en nuestro país están a punto de caducar y deben de ser renovadas. Estas pastillas serán repartidas por cuatro zonas: Tarragona, Cáceres, Guadalajara y Valencia, provincias donde se encuentran centrales nucleares.