Una vida paralela para ganar un dinero extra gracias a OnlyFans

Mateo es carnicero de día y actor porno de noche. Ingeniosamente va compaginando ambos mundos: "Tengo como una segunda identidad, a lo Hanna Montana", asegura.
0
506
Dibujo creado digitalmente de un joven mirando su ordenador con dinero en sus manos. FOTOMONTAJE: DALL·E

Mateo es carnicero de día y actor porno en OnlyFans de noche. Una identidad falsa que ha pedido a EUSA NEWS que se le otorgue para poder seguir en el anonimato. Mantiene una doble vida sin que una parte sepa de la otra: “Tengo como una segunda identidad, a lo Hanna Montana“, asegura este aragonés de 26 años. Ingeniosamente va compaginando ambos mundos: no le interesa que sus fans sepan de su condición de carnicero porque podría perder atractivo y en la carnicería donde trabaja tampoco quiere que conozcan su vida en Internet.

OnlyFans es un servicio de suscripción de contenido, con sede en Londres, lanzado en 2016. Su desarrollador, Tim Stokely, creó esta web para que los artistas de redes sociales pudiesen permitir que sus seguidores se suscribiesen por una tarifa mensual para ver vídeos y fotos exclusivos. Una red social muy parecida a Instagram, pero de pago, que con el tiempo dio un cambio de 180 grados. Actualmente es popular entre la industria del entretenimiento para adultos.

“Me parece una manera de hacer dinero relativamente fácil“, confiesa Mateo, que prefiere guardar también el anonimato en la plataforma. “Así evito riesgos. Eso me permitirá poder desvincularme de esta industria cuando yo quiera sin apenas consecuencias. También lo hago por mi familia porque mi madre se muere si me ve haciendo esto. No es algo de lo que me sienta orgulloso”, confiesa.

Sus inicios fueron gracias a la red social Twitter donde empezó subiendo contenido en una cuenta. Gracias a sus desnudos fue consiguiendo una audiencia que va en crecimiento día a día. Actualmente cuenta con más de 24.000 seguidores. Fue entonces cuando le surgió la idea de cómo monetizar lo que estaba haciendo.

La respuesta fue crearse un perfil en OnlyFans. “Actualmente tengo 75 usuarios suscritos pero he llegado a tener hasta 100. Me esperaba tener un público mucho más mayor del que tengo pero la mayoría de la gente que me sigue y con la que interactúo tienen entre veinte y treinta años“, explica. “Básicamente subo pornografía homosexual casera, bueno, semi profesionalizada, diría yo. He llegado a tener un equipo detrás: cámaras, producción…”, detalla.

Pero los contenidos que genera en la plataforma no son suficientes como para que Mateo se gane la vida, pero él tampoco busca eso, aunque hay meses que ha llegado a embolsarse una buena paga extra. “Solo con OnlyFans he llegado a cobrar, como máximo, 500 dólares. Gracias a las sexcams (un show erótico online de pago) he llegado a ganar el mismo dinero que con OnlyFans en tres horas. Sin lugar a dudas Chaturbate (una popular página de sexcams) ha sido la web que más dinero me ha dado, unos 1.500 euros al mes“, comenta sobre sus ganancias.

Mateo también compagina su presencia en esta red social de pago con su vida en pareja. Desde que sube contenido ha tenido dos parejas, tanto femenina como masculina, que incluso han llegado a participar en los vídeos sexuales, eso sí, de forma anónima. “El límite más importante para mí es la cara, yo siempre actúo con máscara”, afirma.

Aunque no solo ven a Mateo mediante los dispositivos electrónicos, a él llegan decenas de propuestas con un gran valor económico. “Me han pedido ropa interior, vídeos personalizados, estar bajo su mandato durante un determinado tiempo, que les humille o les insulte. He llegado a ver a un cliente beberse un vaso de su propia orina o a otro masturbándose con cayena”, enumera.

Dinero fácil, morbo y un sinfín de anécdotas graciosas son solo una cara de esta moneda que también tiene su cruz. “Es difícil, cuando no tienes ánimo o la autoestima un poco baja, entrar en estas redes sociales y encontrarte con miles de fotos y mensajes sexuales. Te sientes como que nadie realmente te valora, que solo te quieren como su juguete”, lamenta Mateo.

“OnlyFans está haciendo que la gente demande un producto más personalizado y más real que la pornografía que ha existido hasta ahora. La figura de actor porno hoy en día no tiene nada que ver con la de hace diez años. Creo que es más saludable”, reflexiona. Aunque también habla de uno de los problemas más mediáticos que recorren la reputación de esta plataforma, la explotación sexual de personas sin recursos. “Yo hago esto porque quiero, es una decisión propia. No creo que toda la gente que está en OnlyFans esté porque quiere, sino que está porque lo necesita”, explica.

Una forma alternativa de sacar rentabilidad a su tiempo libre del que ha conseguido una buena paga extra compaginándolo con su trabajo de carnicero. Aunque tiene sus puntos negativos, Mateo ha sabido ver su lado bueno y explotarlo al máximo con la crecida de usuarios en OnlyFans en los últimos años gracias a la pandemia provocada por la COVID- 19.