Opinión: Yo también quiero cerrar la Plaza de España a mi antojo

La privatización de los espacios públicos aumenta en los últimos meses
0
550
Uno de los accesos a Plaza España, Sevilla. FOTO: MARIO DEL RÍO

Que Sevilla es una de las ciudades más bonitas de España por su cultura no cabe en discusión alguna pero, lo que sí entra en ella es la privatización por parte de su Ayuntamiento de sus espacios públicos. No es la primera vez que en este año que hemos podido ver la Plaza de España cerrada al público por la celebración de algún tipo de evento privado. El desfile de Christian Dior o la celebración de Icónica Sevilla Fest son ejemplo de ello.

El alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, ya dejó claro que el Icónica Sevilla Fest “vuelve a demostrar que la unión patrimonio y cultura conforman una combinación perfecta, como pudimos ver recientemente en el desfile de Dior, otra gran cita de repercusión internacional, que ha posicionado a la Plaza de España como escaparate de Sevilla al mundo”.

Dos eventos que hacen que Sevilla sea reconocida globalmente pero que también repercute en que uno de los monumentos más visitados de la ciudad no esté disponible para los turistas ni para los propios ciudadanos. Un espacio público ocupado para un bien privado.

Tanto el Ayuntamiento de Sevilla como Icónica Sevilla Fest no han querido dar declaraciones a EUSA NEWS acerca de esto. Algunos de los trabajadores del festival han mostrado su desacuerdo en que se celebre en tal lugar ya que “hay otras infraestructuras como el FIBES o la Cartuja donde se puede realizar este tipo de eventos sin tener que cerrar un espacio público”.

En las calles de la ciudad todo el mundo habla de ello y los expertos advierten del peligro de la privatización de estos espacios. Julieti Sussi de Oliveira, periodista especializada en cultura, habla sobre la mala gestión del Ayuntamiento al realizar eventos culturales. “Están usando un espacio histórico de manera errónea. Solo espero que el dinero que están sacando con el uso de Plaza de España sea invertido en espacios públicos culturales abandonados como el Antiquarium“.

Una opinión que comparte Sergio Harillo, licenciado en historia del arte. “Se suele recurrir a la idea de que esos eventos sirven como propaganda y que gracias a ellos va a acudir más gente a visitar el monumento en cuestión pero, ¿realmente es necesario que vaya más gente cuando ya es un lugar saturado de visitas? Al final lo que haces es cerrar un bien público para convertirlo en un negocio privado”.

Turistas y ciudadanos pasan a visitar este recinto y se encuentran con grandes vallas que impiden su paso o el poder fotografiarlo también opinan de esta privatización del espacio público.

Borja Mata, sevillano y arquitecto de profesión, cree que iniciativas como esta son una forma de fomentar el uso de Plaza España de una forma diferente aunque ve un inconveniente que se haga en un lugar público que no está destinado para ello. “Hay muchos otros lugares mejores que Plaza España para celebrar este tipo de eventos. Soy arquitecto y he ido a uno de los conciertos que se han hecho. Sí el lugar es espectacular pero el sonido deja que desear”.

Antonio Coronilla, turista, visitaba Plaza España con la ilusión de ver la obra maestra del arquitecto Aníbal González, cosa que le fue imposible. “Hay otros lugares de la ciudad donde se pueden celebrar este tipo de eventos mejor acondicionados. Este lugar es público. ¿Por qué lo cierran para hacer algo privado? ¿Quiénes son ellos para poder hacerlo?”.

Estamos viendo día a día como espacios públicos son cerrados o concedidos a empresas privadas para explotarlos en beneficio propio. Sin irnos más lejos, hagamos un pequeño viaje hasta la Plaza de España de Madrid. Un amplio espacio ajardinado en el barrio de Argüelles que ha sido transformado en una plaza por y para las empresas privadas donde se ha dado prioridad a los espacios abiertos y sin árboles. Semanas después de su inauguración en este espacio se instalaron unas terrazas de uso privado. ¿En qué estamos convirtiendo nuestras ciudades?

Sí, un fomento de la visibilidad de espacios culturales al mundo pero, ¿por qué no se encarga el Ayuntamiento de Sevilla de hacerlo de una forma pública en la que pueda participar cualquier ciudadano o turista de la ciudad? ¿Por qué una empresa privada sí tiene el poder de cerrar un espacio público y hacerlo privado para su propio beneficio?

El Ayuntamiento de Sevilla tiene bajo su disposición el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS). Un gestor de los eventos culturales de la ciudad mal coordinado, sin autonomía y sin apenas presupuesto para la verdadera cultura sevillana que solo invierte en eventos que fomentan el turismo dejando aislados los museos y pequeños espacios culturales que tiene Sevilla.

¿Está bien que se privatice un espacio público para hacer un evento privado? ¿Por qué no cierro la Plaza de España para mi propio uso y disfrute? Suena imposible, ¿verdad? Pues grandes empresas como las mencionadas anteriormente lo han conseguido. ¿Somos diferentes por no tener el mismo nivel adquisitivo? ¿Por qué ellos sí pueden cerrar un espacio público para su conveniencia pero nosotros no? Claro, el capitalismo lo puede todo y más si van con la excusa de mover la cultura sevillana con su evento.