El posible indulto a Griñán vuelve a cuestionar la ética del PSOE

Pedro Sánchez tramitará el indulto al expresidente andaluz "como uno más", a pesar de que su código ético se compromete a "no proponer ni apoyar el indulto de cargos públicos condenados por corrupción"
0
213
Jose Antonio Griñán, expresidente de Andalucía. FOTO: EFE

La familia del expresidente de la Junta de Andalucía, Jose Antonio Griñán, presentó el pasado 1 de septiembre una petición de indulto parcial para el condenado, antes incluso de que fuese notificada a todas las partes personadas la sentencia completa del Tribunal Supremo, algo que sorprende a la sociedad española, ya que para que esta medida de gracia se lleve a cabo debe existir una sentencia firme.

La decisión de aprobar o no esta medida quedará en manos del Consejo de Ministros del Gobierno de Sánchez, a pesar de la promesa que éste realizó de “no indultar a presos por corrupción” siguiendo el código ético de su partido, por el cual “se comprometen a no proponer ni apoyar el indulto de cargos públicos condenados por delitos ligados a corrupción”, algo que le ha recordado estos días en el Congreso la bancada popular.

Y es que, este posible indulto al expolítico socialista, condenado junto a otros excargos del PSOE a seis años de prisión por prevaricación y malversación de caudales públicos, además de 15 años y dos días de inhabilitación, mantiene en tensión tanto al Gobierno de coalición como a la sociedad civil. 

Fue en 1998 cuando el ejecutivo de Jose María Aznar aprobó la controvertida medida de los indultos, término que se ha vuelto muy popular en los últimos días. Desde entonces, se han indultado un total de 10.702 personas en España durante los gobiernos de varios presidentes, siendo 231 por corrupción.

La lista de quién ha concedido el mayor número de estas medidas de gracia, según la clasificación de corrupción del CGPJ, la lidera el gobierno de Aznar (1996-2004). El expresidente popular concedió más de la mitad de los indultos por corrupción conocidos hasta el momento, con un total de 139, según recopila la web Civio en su herramienta conocida como El indultómetro. En segunda posición, se encuentra el expresidente socialista Jose Luis Rodríguez Zapatero, quien durante su gobierno llegó a aprobar 62 de los 231. Tras él, aparece Rajoy con un total de 16 indultos, seguido del actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quién hasta el momento ha concedido 4.

En la solicitud presentada por los familiares del expresidente andaluz han explicado que lo basan “expresamente en razones de humanidad y equidad”, expresando que es “un ciudadano de 76 años de edad con una intachable trayectoria vital caracterizada por su lucha por la libertad y la democracia”, quien “tras más de 40 años al servicio público desde las más altas responsabilidades, jamás ha obtenido remuneración alguna distinta de su sueldo como funcionario”.

La petición reúne ya más de 4.000 firmas que apoyan la causa, entre las que destacan las de los expresidentes socialistas Felipe González o Jose Luis Rodríguez Zapatero, además de las del ex dirigente del PSOE Alfonso Guerra o la expresidenta socialista de la Junta de Andalucía Susana Díaz, quien formó su gobierno tras la marcha del condenado.

A esta demanda para evitar el ingreso en prisión del expresidente socialista también se han unido otras figuras políticas, como es el caso del exdiputado del Partido Popular Eugenio Nasarre o el ex dirigente del PP andaluz Juan Ojeda. Además de personalidades de ámbito internacional como Josep Borrell, Javier Solana o Pedro Solbes.

También han aparecido numerosos nombres conocidos fuera de la política como es el caso del exseleccionador de fútbol Vicente del Bosque, el cantautor Miguel Ríos, el escritor Manuel Vicent o el reconocido periodista Iñaki Gabilondo, así como varios responsables de los sindicatos tales como José María Fidalgo o Antonio Gutiérrez.

Por su parte, los familiares de seis de los nueve ex altos cargos de la Junta, condenados junto al socialista Jose Antonio Griñán, también han solicitado la petición de indulto al Ministerio de Justicia contra la condena impuesta por la Audiencia de Sevilla y ratificada por el Tribunal Supremo.

A pesar de todo, el Gobierno aún no descarta el posible indulto, ya que, según ha asegurado la ministra de Justicia Pilar Llop, el indulto “se tramitará como uno más”, pese a que supondría una vulneración de su propio código ético según queda recogido en su artículo 8 aplicado a “la actuación política sobre los indultos”.