Opinión: España, un país prostituto

0
193
Stop prostitución | Fuente: Fundación Atenea
Stop prostitución | Fuente: Fundación Atenea

España ocupa el primer lugar en Europa y el tercero en el mundo en demanda de prostitución; así como el segundo en Europa para el tránsito y destino de personas víctimas de trata, especialmente con fines de explotación sexual. Unos datos que deberían retumbar en los oídos de toda la sociedad española. Un país como España no se puede permitir esto, es una auténtica vergüenza y lacra que se debería de poner fin. En pleno 2021, problemas como esto impiden que seamos una sociedad avanzada en derechos para las personas.

A los hechos me remito, desgraciadamente España es un país prostituto. La clase política olvida este problema como algo que cae en un cajón de sastre. Si verdaderamente hubiera una preocupación por erradicar esto, no tendríamos estos datos. Más actuar y proteger los derechos de las personas, y menos palabrería. La opinión pública, seguramente ajena a este dato, debería ejercer presión sobre los políticos para que tomen acción sobre esta problemática. Las mafias de la prostitución tienen tentáculos muy grandes, y mueven muchos millones, quizás haya intereses desde altas esferas para que este negocio siga.

Yo me pregunto qué se le pasa por la cabeza a una persona que consume prostitución. La mente humana es capaz de lo peor, y llegar a límites insospechados. Ese individuo es un ser despreciable y sucio que no tiene moral alguna. Todas esas “personas”, más bien se les podría considerar calaña, tienen madres, y no se paran a pensar que una de esas mujeres de las que están abusando podría ser sus madres algún día. La empatía claramente brilla por su ausencia.

En definitiva, somos una vergüenza en Europa y en el mundo en este sentido, siento pleno bochorno de vivir en un país de puteros. Vivir en una sociedad donde todavía hay gente que estafa, extorsiona, y abusa de otras personas con fines sexuales es repugnante. España, ese país donde se dan golpes en el pecho por los derechos y garantías, pero claramente es para lo que quieren, hay un problema en la calle y la sociedad que no quieren ver, y de momento no hay solución.