Opinión: Kyrie Irving el abanderado de los grupos antivacunas americanos

0
67

El base de los Brooklyn Nets se niega a vacunarse

Antes de comenzar la temporada la NBA anunció las nuevas medidas que tomarían para proteger tanto a jugadores como a aficionados del Covid-19. Entre ellas la necesidad de que los jugadores hayan sido vacunados. Tras su decisión de NO vacunarse Kyrie Irving ha causado un gran revuelo más allá del mundo del baloncesto. Tanto la directiva de la NBA como del equipo han decidido vetarlo tanto de entrenamientos como de partidos dentro y fuera de casa, ya que la legislación varia según el estado.

Esta decisión ha supuesto la reducción de su sueldo a la mitad por políticas internas de la asociación. Pero, realmente a quien le importaría cobrar 30 millones en vez de 60 por no hacer nada. El equipo consciente de este agujero salarial al que se enfrenta ha intentado lo imposible por conseguir que el jugador se vacune y reincorporarlo a sus filas. Sus compañeros de equipo Kevin Durant y James Harden han intentado convencerlo, sin éxito. Como ultimo recurso los Nets han amenazado con despedirlo del equipo a lo que el periodista Marc Stein asegura de ser así se retiraría a sus 29 años. Cosa que la NBA no puede permitir debido a que es una de las mayores estrellas de la liga.

Kyrie Irving en una entrevista tras un partido / vía NBA

Kyrie Irving en una entrevista tras un partido / vía NBA

Consecuencias fuera de los estadios

En consecuencia varios grupos anti vacunas se han manifestado fuera del Barclays Center, estadio de los Nets. Buscando boicotear el partido del equipo que no permite que Kyrie Irving juegue. Ya que como el expresa: “Esto es sobre mi vida y lo que yo elijo hacer. Es verdad que para estar en Nueva York y para estar en un equipo de este estado tengo que estar vacunado, pero he decidido no hacerlo. Es mi elección y pido a todo el mundo que lo respete“. Añade en carácter victimista: «Esto no va de dinero. Esto tiene que ver con escoger lo que es mejor para cada uno. ¿De verdad creéis que quiero perder dinero? ¿De verdad creéis que quiero entregar mi sueño de ganar un campeonato? ¿De verdad creéis que quiero rendirme y acabar con mi trabajo? ¿De verdad pensáis que quiero quedarme sentado en casa? ¿Creéis que quiero renunciar a mi sustento por mandato? Vamos…»

Los asaltantes se llegaron a manifestar de forma violenta, portando bates de beisbol con la intención de destruir mobiliario del estadio. Como muestra este usuario de Twitter:

Algunos de los carteles de los protestantes rezaban: “Dejad jugar a Kyrie”, “Ponte de pie con Kyrie” y “No al mandato de la vacuna”. Algunos de los aficionados se vieron afectados y tuvieron que esperar a que todo se calmara para acceder al pabellón. Pese a lanzar vallas contra los miembros del equipo de seguridad nadie salió herido ni se presentaron altercados graves.

Su historial en la liga

Es bien sabido por los seguidores de la NBA que aparte de buen jugador Irving es polémico, no por su juego ni por su carácter en la cancha sino por sus declaraciones y creencias. Ha llegado a afirmar que la tierra es plana o manifestar su carácter cospiranoico sobre la muerte de Kennedy.

Este es uno de los principales problemas de poner en el ojo publico a alguien no lo suficiente formado. Alguien que sirve de ejemplo para miles de niños forofos del baloncesto. No es casualidad que de más de 450 jugadores que conforman la liga el único que se pronuncia en contra de las vacunas sea el que se ha autoproclamado terraplanista y que sus rituales prepartido con incienso incomodan tanto a rivales como a compañeros.

Puede ser una necesidad de atención o una forma de labrarse una reputación o incluso una forma de dar cabida a pensamientos cospiranoicos cada vez más arraigados especialmente en Estados Unidos. El impacto de esta decisión está retumbando en toda la liga y está extrapolando a que la audiencia se pregunta que poder tienen los deportistas de elite sobre la opinión pública.

La NBA debería dejar claro que no tolera estas conductas más allá que por la competición, por la salud pública y señalar a aquellos que ponen en entredicho el avance en la sanidad y le tiene miedo a una vacuna contra una enfermedad que ha dejado millones de fallecidos. Kyrie Irving debería ser cortado de la liga hasta que se haya vacunado y no recibir ningún sueldo ni reconocimiento público.