Herrera manda a la lona al Sevilla

El Granada derrotó al equipo hispalense con un gol de "El Pancer de la Buhaira" en los últimos minutos del encuentro
0
91
Los jugadores del Granada se abrazan con Herrera, después de que este anotara el 1 - 0. Imagen obtenida de www.granadacf.es

El Granada se lleva el derbi andaluz contra el Sevilla, con un gol de Yangel Herrera en los minutos finales de partido.

Las dos escuadras llegaban al derbi del sábado al medio día con una dinámica más que positiva antes del parón de selecciones, considerando las casas de apuestas al Sevilla como favorito. En el coliseo de El Zaidín comparecían dos escuadras con señas de autor y con estilo muy claro y definido.

El equipo de Diego Martínez comenzó el partido generando mucho peligro a balón parado, mientras que el Sevilla se dedicaba a achicar agua como podía. Germán, en un cabezazo en plancha, comenzaba a meter miedo a los hispalenses.

Los sevillanos encontraron la manera de sacudirse la presión local inicial presionando la salida de balón del equipo granadino, a quienes empezó a costar combinar en medio campo.

Con el partido más nivelado, llegó la primera ocasión clara para el flamante campeón de la última edición de la Europa League. Un centro tenso de Jesús Navas desde la derecha encontró el remate de Jordán sólo en el área y sin oposición. Sin embargo, el catalán no fue capaz de dirigir bien el balón y el testarazo acabó sin peligro para la portería de Rui Silva.

En un partido tan intenso y disputado, era previsible que hubiese alguna lesión, y la primera no tardó en producirse. En una jugada ofensiva en la banda izquierda del Sevilla, el lateral izquierdo visitante (Escudero) sufrió un pinchazo en el costado que le obligó a abandonar el terreno de juego tras unos instantes en los que las asistencias médicas hispalenses trataron de recuperar al jugador. En su lugar, allá por el minuto 17 de juego, ingresó el argentino Acuña.

El Granada parecía no encontrar la comodidad de la que gozó al inicio del partido, y el Sevilla lo aprovechó para generar peligro. Munir, con un disparo cruzado desde la frontal, hizo exprimirse a Rui Silva para mandar el balón a córner.

Mientras la primera parte parecía discurrir sin a penas jugadas emocionantes, al filo del descanso el partido dio un giro de 180 grados.

Domingos Duarte se lesionaba el hombro tras disputar un balón aéreo con el ex-rojiblanco Carlos Fernández. El defensa portugués se vio obligado a abandonar el terreno de juego y a dejar su sitio a Jesús Vallejo. Mientras tanto, el jugador sevillista pudo disputar lo que restaba de la primera parte, pero, justo después del descanso, tuvo que ser sustituido.

Minutos después, Joan Jordán vio una amarilla tras pisar por detrás a Roberto Soldado. Segundos después, el centrocampista catalán, vería al segunda amarilla tras una entrada a destiempo a Montoro. El colegiado del partido (Pablo González Fuertes) no lo dudó ni un segundo y expulsó al jugador sevillista.

Con un final de la primera parte con una ardua tensión en el ambiente, se llegó al descanso en el Nuevo Los Cármenes.

Tras el inicio de la segunda mitad, y sabiendo su condición de superioridad numérica, el Granada CF se lanzó a por el partido. El equipo local no tardó en gozar de su primera ocasión clara.

El centrocampista nazarí, Ángel Montoro, disparó desde la frontal e hizo a Bono sacar un balón comprometido a córner. En ese mismo saque de esquina, Antonio Puertas disparó sólo dentro del área y obligó a Fernando a sacar el balón bajo palos para evitar el gol local.

El Sevilla recuperó el balón y efectuó un contragolpe que pilló descolocada a la defensa nazarí. Kenedy con una mano dudosa se esforzó por cortar una jugada que el Sevilla consiguió reconstruir. El balón acabó en los pies de Munir, que en fuera de juego, definió al palo corte de la portería de Rui Silva, mandando el balón a la madera. La jugada estaba invalidada por Offside.

El Granada mejoró su profundidad ofensiva con en el ingreso en cancha de los venezolanos Darwin Machís y Yangel Herrera, por Gonalons y Kenedy.

El extremo vinotinto puso un centro raso y tenso a la espalda de los centrales sevillistas, que encontró el pie de Puertas. Sin embargo, el delantero almeriense se topó con una para salvadora de Bono, que sacó el pie como si de un portero de balonmano se tratase. El marroquí se volvía a erigir como salvador sevillista con una parada milagrosa.

El Granada continuó buscando la meta de Bono con los ingresos en el campo de Fede Vico y Luís Suárez, mientras que Lopetegui buscaba lo propio con el ingreso de En-Nesyri por Munir, visiblemente cansado.

Al rededor del minuto ochenta, el equipo de Diego Martínez encontró su premio. Un centro raso desde la banda izquierda de Neva fue rechazado por la defensa sevillista. El balón lo recogió Dimitri Foulquier que, con un centro alto y con parábola, encontró la cabeza de Yangel Herrera. El testarazo del venezolano se acabó colando por la escuadra derecha de la portería defendida por Bono, poniendo el 1 – 0 en el marcador.

El Sevilla, con uno menos y a la desesperada, intentó volcarse en busca del empate, lo que dejó espacios a sus espaldas. Uno de estos fue aprovechado por los jugadores nazaríes, que buscaron un balón en largo. Este fue ganado por Machís ante Diego Carlos. Luís Suárez recogió el esférico y se plantó sólo delante de Bono. Tras regatear al portero marroquí, el delantero colombiano intentó simular un penalti que el colegiado no señaló.

El encuentro murió con el balón en poder de los jugadores nazaríes, aupando a los locales hasta el segundo puesto de la tabla momentáneamente, y dejando a los hispalense como octavos clasificados de forma temporal.