La Roja gana contra Suiza en un partido muy gris

La selección española de fútbol derrotó a la selección alpina con un gol de Oyarzabal, en un partido donde no encontraron su juego y tuvieron que sufrir
0
42
Oyarzabal celebra el gol que dio a España la victoria ante Suiza. Imagen obtenida de www.sefutbol.com

La Roja consiguió una sufrida victoria contra la selección suiza, con gol de Oyarzabal, que mantiene a los españoles como primeros de grupo y dependiendo de sí misma para alcanzar la fase final de la UEFA Nations League.

A pesar de que el conjunto nacional se veía claro favorito ante la selección alpina, y a priori un conjunto superior, los suizos consiguieron poner contra las cuerdas a los de Luís Enrique.

Con una fuerte presión al inicio del partido, los suizos gozaron de la primera ocasión peligrosa al poco de empezar el duelo. Una cabalgada por banda del lateral derecho suizo, acabó con un centro raso al área. El ariete suizo Seferovic dejó pasar el balón, ante la pasividad de la zaga española para despejarlo. El esférico llegó a la zona del carrilero zurdo Loris Benito, que de primeras soltó un disparo seco y potente al palo corto de la portería defendida por David De Gea. El portero madrileño consiguió sacar el esférico a córner tras una para de puros reflejos.

Con el trascurso del resto de la primera parte, España seguía sin encontrar largas posesiones con profundidad que les permitieran llegar a la portería defendida por Sommer. En una de las recuperaciones de balón de la selección entrenada por Vladimir Petković, el esférico acabó en los pies del portero suizo. En un afán por sacar el balón jugado, este dio un controvertido pase al capitán suizo, Granit Xhaka. El jugador del Arsenal, al ir a por el cuero, resbaló y no pudo hacerse con el balón. Este acabó en pies de un jugador español, que cedió el balón a Mikel Oyarzabal. Con la defensa suiza aún en periodo de recomposición, el jugador guipuzcoano sólo tuvo que definir para colocar el o – 1 en el marcador.

Con el partido siguiendo los mismo cauces que hasta la llegada del gol local, y con los vanos intentos de Ansu Fati de generar jugadas individuales, España generó poco peligro. Sólo un remate entre los tres palos, tras un cabezazo bien respondido por Sommer, evitaron que la primera parte fuera de un sopor terrible.

Con el inicio de la segunda parte la tónica del partido no cambió, con los suizos intentando buscar la reacción que les permitiera voltear un resultado adverso. España gozó de más y más claras ocasiones en esta mitad, pero no fue capaz de concretar. Oyarzabal tras recibir un balón en el segundo palo que se paseó por área, y Mikel Merino tras un córner mal defendido por los suizos, no fueron capaces de perforar las redes de los alpinos.

El partido se animó con la entrada de una de las estrellas de la selección visitante, Xherdan Shaqiri, y con la entrada del español Adama Traoré, gran incentivo de esta concentración de La Roja. Sin embargo, ni el marcador ni el ritmo del partido variaron. El extremo catalán con ascendencia meliense dejó destellos de su calidad y potencia, pero tampoco pudo actuar de revulsivo en un partido en el que predominó el aburrimiento.