El Bayern asalta el Signal Iduna Park con polémica y roza la Bundesliga

0
147
Imagen obtenida de BBC.com

El Bayern de Munich asaltó este pasado martes la casa del Borussia de Dortmund, con un gol soberbio de Kimmich, que deja a los muniqueses acariciando su vigesimonovena Bundesliga.

El partido empezó con un claro tinte amarillo, puesto que los pupilos de Lucien Favren salieron con intensidad y fueron quienes gozaron de la primera ocasión clara. Un balón al espacio de los centrocampistas del Borussia, fue mal despejado por Neuer. El balón le llegó a Haaland -el chico de oro del Borussia-, que con sutileza, deslizó el cuero por debajo de las piernas del portero alemán del Bayern. Sin embargo, Boateng acabaría despejando el balón bajo palos, evitando así el tanto local.

Pese a la intensidad mostrada por el Borussia durante la primera fase del partido, el Bayern no se arrugó y comenzó a general peligro. Primero con un tiro cruzado de Koman, que con Burki ya batido, la defensa del Dortmund se encargí de despejar, y después con otro disparo seco del mismo protagonista que está vez si acertó a despejar el portero local.

A pesar de las insistencias del Dortmund, el Bayern sacó su raza de campeón y fue quién consiguió abrir el marcador. Una combinación entre varios futbolistas visitantes, acabó en los pies de Joshua Kimmich, que con un toque sutil desde la frontal del area, superó a Burki y estableció el 1 – 0 visitante, que además ponía final a la primera parte.

La segunda parte fue un intercambio de golpes por parte de los dos equipos, eso sí, con un Dortmund más necesitado.

Aunque el Borussia mantenía más la posesión del balón en campo rival, el Bayern era el que gozaba de las mejores llegadas. Fue en una de estas cuando el ariete polaco, Robert Lewandouski, soltó un latigazo cruzado que obligó a Burki a sacar una estirada magistral para evitar la sentencia visitante.

Con el partido abierto, llegó la jugada de la discordia. Un tiro cruzada de Haaland fue desviado desde el suelo por Boateng, estirando el codo de forma descarada. El VAR no vio posibilidad de pitar penalti ante la evidencia de la mano y del posterior enfado de los locales.

Con el Dortmund ya a la desesperada e intentando la remontada heroica con más corazón que cabeza, Manuel Neuer fue el encargado de frustrar las envestidas locales y de mantener la victoria para su equipo.

Con los tres puntos en el casillero del Bayern, el Dortmund quedaba prácticamente apeado de la lucha por la Bundesliga, dejando a los muniqueses acariciando el título a falta de seis jornadas para finalizar la competición