El Gobierno a punto de superar el déficit anual

El Gobierno de Pedro Sánchez busca,contra todo pronóstico, el mayor apoyo posible pese a sus medidas que hacen aumentar el déficit económico del país.
El Gobierno de Pedro Sánchez busca,contra todo pronóstico, el mayor apoyo posible pese a sus medidas que hacen aumentar el déficit económico del país.

A penas han trascurrido 20 días desde que Pedro Sánchez y su equipo de 4 vicepresidencias y 18 ministerios al poder. Este grupo de personas no sólo han hecho historia por ser el primer Gobierno de coalición en España desde que comenzase la democracia en 1987, sino que también están a punto de superar el déficit anual. Se ha de recordar que es la veintena del mes de enero, el primero del año. Pero eso el señor Sánchez parece habérselo saltado.

El Ministerio de Función Pública hizo oficial la subida de, al menos, el 2% a los funcionarios, lo que hace también que los ministros y ministras e, incluso, el mismísimo Pedro Sánchez, se  vean beneficiados por este cambio. El incremento de los salarios supondrá un gasto de 3.212 millones de euros. A esto se ha de sumar el 0.9% del aumento de las pensiones, lo que le añade 4.612 millones de euros según los datos ofrecidos por Hacienda.

Estando en el mes de enero, sólo separa una décima el déficit actual con el que se debería tener como máximo al finalizar el año, objetivo impuesto por Mariano Rajoy cuando aún era Presidente, de tal forma, España incumplirá esta promesa. La ministra de Hacienda hizo pública su desazón respecto a esta medida, alegando que le parecía «una senda totalmente desacompasada con la realidad».

Un aspecto que el Gobierno socialista siempre ignora el Gobierno es que la estabilidad de todo este periodo de incertidumbre política, ha azotado a la economía del país por parte de inversores y demás agentes económicos. A este hecho se le suma que el Ejecutivo no ha puesto en práctica medida alguna para lograr la reducción del déficit, así que la mayor parte de los servicios consideran que el 2019 fue «un año perdido en la reducción de la desviación económica» según informa El Mundo.

Este sombrío Gobierno obtiene el beneplácito de Podemos, con los que forma equipo, y con la rama más separatista del Govern de Cataluña como ERC. Estos celebran la decisión de reducir los delitos de sedición y de rebelión que ha propuesto el Presidente, pero que, sin embargo, tiene más detractores que personas a favor. Buscan una continua equidad entre las promesas de la campaña, que no fue más que endurecer el Código Penal, y la realidad que quieren desempeñar. Todo esto en un afán de conseguir cada vez más apoyo bajo cualquier precio