El final mejorado de Mujercitas

0
65
Fotograma de la película Mujercitas

La película de Mujercitas llegó el 25 de diciembre a las salas de cine españolas dejando una sensación agridulce entre los espectadores. Esta nueva review de la novela de Louisa May Alcottescrita en 1868, sigue siendo rompedora y emotiva, pero lo más difícil de todo es que, a pesar del pasar de los años, su historia sigue siendo fresca, liberadora y feminista. 

La directora y guionista de la película, Greta Gerwig, ya nos trajo anteriormente películas como Lady Bird, que también sobresale por su carácter de mujer fuerte, independiente y del siglo XXI, que lucha contra una sociedad patriarcal. Esta vez, ha querido reacondicionar el final de un clásico de la literatura, pero siendo fiel a la memoria de la autora y de la mano de actrices del calibre de Emma Watson, interpretando a Meg March, Florence Pug como Amy March, Eliza Scanlen como Beth March, Saoirse Ronan como Jo March y Laura Dern como Mary March. Todas estas actrices se caracterizan por su recorrido en la gran pantalla como mujeres con poder, que no necesitan de nadie para luchar contra los infortunios que les acontece la vida, por lo que el elenco no podía haber sido más acertado para una película con este tinte feminista.

Una historia que se escribió hace más de 150 años y que toda persona que lea y vea cine ha leído o visto alguna vez, pero esta vez había que modificarla y acercarla a los tiempos de hoy en día. La mujer sigue luchando por su independencia y aunque legalmente existan las mismas oportunidades entre hombres y mujeres la realidad a la hora de afrontar un trabajo es que el trato es diferente y las estadísticas demuestran que el sueldo también. Según un estudio del INE publicado el 11 de octubre de 2019 la brecha salarial actual entre hombres y mujeres significa que la mujer cobra el 90,9% en comparación con el salario de un hombre. Les dejamos aquí la estadística.

La directora ha querido hacer un crítica hacia esa vida de ensueño que, aunque hoy en día esté maquillada, se sigue pensando para las mujeres: acabar con un marido que tenga un buen sueldo. La novela acaba con un romance entre la avispada, soñadora y estrambótica Jo March y un profesor del que se enamora buscando trabajo, pero eso no es lo que Greta Gerwig quería dar a ver a su público. Así, con una inteligencia sobrenatural y propia de una mujer feminista que está en la lucha a diario, ha jugado con ambas historias, ha dado al público lo que sabía que iba a ver y además una visión más actual. En esta historia alternativa Jo decide que su personaje no quiere casarse; quiere seguir siendo ella misma y no atarse a ningún hombre, o quizá sí, pues el final queda abierto; dando la opción al espectador de elegir cuál quiere que sea su final. Una metáfora muy acorde con los tiempos de hoy en día, donde cada una debería ser libre de elegir lo que quiere hacer.