«Yo quiero que uno de fuera coma y beba como un sevillano de toda la vida»

Casa Moreno es uno de los últimos ultramarinos que quedan en esta histórica ciudad
0
133
La fachada de Casa Moreno en la calle Gamazo,7.

Casa Moreno es un lugar distinto en Sevilla, de los que por desgracia, ya no quedan. Este ultramarino derrocha ‘arte por los cuatro costaos’. Curro Romero o Morante de la Puebla son algunos de los toreros que han pasado por este lugar. Personajes del ámbito de la política como Soraya Sáenz de Santamaría también han dejado su firma en las paredes de Casa Moreno. «Yo quiero que uno de fuera coma y beba como un sevillano de toda la vida» es una de las muchas frases que este sevillano ha dejado para este humilde periódico.

Tras cruzar el ultramarino el cual dirige Francisco Moreno, aparece tras la barra Emilio y Sonia.  Emilio Vara Dorado (Sevilla, 1966) es la persona encargada de dirigir la barra, junto con Sonia, que se encuentra en la trastienda de este ultramarino. Emilio, cofrade y afincado en el barrio de Triana, relata algunas de sus vivencias en los casi 30 años que lleva trabajando tras esta particular barra.

Emilio mientras atiende a sus clientes durante una mañana en Casa Moreno. Imagen: Juan Rodríguez

En declaraciones para Eusa News se habla del motivo por el cual cierran este tipo de negocios. Emilio recalca que el principal problema es que ya todo se encuentra en las grandes superficies. «Todo lo que tengo se puede encontrar en cualquier lado, excepto algunas cosas. Hay algunos conserveros que tienen alimentos que son de delicatessen, pequeñas producciones que prefieren que se lo vendan un pequeño establecimiento con solera a una gran superficie».

Charlando también sobre la variedad de sus clientes, recalca que «a Casa Moreno vienen más sevillanos que turistas», sin olvidar que también vienen muchos de estos. «Antes los turistas venían de una forma distinta. Solían venir acompañados de alguien de aquí o alguna pareja suelta. Ahora viene y me enseña desde el móvil la tapa que quiere».

«En Sevilla no se come paella, se come tapa de arroz»

Emilio desea que el turista se adapte a la comida del sevillano de toda la vida. «Yo quiero cuidar al turista pero quiero que se adapte a Casa Moreno. Quiero que uno de fuera coma y beba como un sevillano de toda la vida. En Sevilla no se come paella, se come tapa de arroz».

En referencia a sus clientes propiamente de Sevilla, asegura que suelen ser «heredados» y que son personas «clásicas». «Los clientes jóvenes que vienen son heredados, de padres a hijos incluso de abuelos a nietos. Sevillanos, cofrades y taurinos». Las latas de conservas, el montadito de chorizo picante con cabrales y las chacinas ibéricas reinan en un lugar en el que la solera y el arte de sus paredes, no dejan nunca indiferente a nadie.