Dani Cuello: “Desde chico me di cuenta que esa cosquillita que sentía con el teatro no era simplemente un hobbie o una afición, era algo más”

Para Dani Cuello el teatro es su pasión y lo demuestra en cada actuación
Dani en la actuación de la obra "Llanto" de Federico García Lorca. FOTO por: Noe e Isabel

Silencio. El público expectante. De repente el foco que está al final de la sala se enciende y alumbra al actor que está en medio del escenario. Dani Cuello empieza a sentir esas cosquillas indescriptibles que tiene desde que empezó a actuar con dieciséis años y comienza a hacer lo que realmente le apasiona. Teatro.

Dani es actor y con apenas 24 años ya ha participado en varias obras teatrales como Vivir como cerdos, de John Arden; en el homenaje a Salvador Távora en la fiesta de la historia: Salvador Távora y La Cuadra de Sevilla. También ha participado en Lo que quiere todo el mundo, dirigido por Piermario . En Así que pasen cinco años. En Woyzeck, la tragedia de un hombre común. En la Reina de la Belleza de Leenane. Y en la obra de Helena y las Furias.

“Empecé a hacer teatro formalmente a los 16 años en la escuela de Viento Sur Teatro. Después hice las pruebas de acceso de la Escuela Superior de Arte Dramático y ya luego compaginé esas escuelas, esas enseñanzas superiores con otros cursos y con trabajo hasta el día de hoy. Esos fueron mis comienzos y fue fantástico.”, comenta.

Mi proyecto actual es Helena y las Furias, compaginándolo con muchas otras cosas. Estoy haciendo la figura del director en esta obra y ha sido una experiencia fantástica.”, comenta con el brillo de la ilusión en los ojos.

Esta obra citada reivindica los derechos de la mujer donde la figura femenina es la protagonista. “En la obra, uno de los personajes, el Rey le recuerda a Helena (personaje protagonista) que aunque sea hija de un Dios sigue siendo una mujer. Siempre menospreciando a la mujer y su poder. Entonces nosotros queremos dar esa visión de que la mujer no está ahí para servir al hombre, esta ahí para hacer un trabajo igual o mejor que un hombre.”, destaca.

Dani Cuello actuando en la obra de Federico García Lorca, “Llanto”. FOTO por: Noe e Isabel

Como amante del teatro, Dani Cuello ya ha visto la nueva versión de Romeo y Julieta de Alfonso Zurro.Romeo y Julieta me gustó bastante. La versión de Alfonso Zurro está muy interesante y en conjunto me pareció fantástico. Tiene un ritmo muy bueno. Siendo crítico hubo unas escenas que me habría gustado que tuvieran un poco de más fuerza y de energía pero en conjunto  estuvo fantástica”, comenta.

A Dani le apasiona tanto el teatro que no se imagina trabajar en otra profesión. “No me imagino un mundo sin teatro. No sería nada. Siempre sería algo relacionado con el arte. La música o la pintura, por ejemplo.”, dice. 

Sus palabras llenas de entusiasmo e ilusión animan a cualquiera a hacer teatro, pero ¿todo el mundo puede ser actor o actriz?: “Yo creo que sí. Es como cualquier otro trabajo. ¿Todo el mundo podría ser abogado? si se lo propone claro, ¿por qué no?”

Según Dani, para formar parte del teatro hace falta dos ingredientes fundamentales: La pasión y la humildad. “Eso es lo más importante, pero no sólo para ser actor sino para todo. Cada persona tiene una vocación. Lo importante es sentir lo que estás haciendo. Que no te cueste, que estés disfrutando de lo que estás haciendo.”, dice. “Yo no necesito ser famoso para ser feliz, yo lo que quiero es actuar. Yo estoy dando clases de teatro ahora mismo y yo con eso soy feliz. Yo cuando veo las caras en la clase disfrutando pues me hace feliz. Ya no necesito más.” finaliza. 

Se apagan los focos y se cierra el telón.