El Sevilla quiere la liga

0
254

El Sevilla gana con sufrimiento en la 8 jornada liguera frente al Celta. El conjunto de Manchín se impuso 2-1 liderado con Franco Vázquez y Pablo Sarabia en el interior. Estos dos, junto a Banega forman un triángulo mágico que esta destrozando a los equipos españoles. Espectacular partido de Mudo que ha crecido en su nueva posición y liderando el ataque nervionense en los dos goles. Destaca el increíble pase que le ofrece a Sarabia de cuchara dejándolo solo. El madrileño no se queda atrás y parece difícil de creer que no le llame Luis Enrique tras su gran forma física. 

El conjunto de Machín se esta acostumbrando a ganar y de manera solvente. La dupla sevillista lleva en liga 12 tantos en 8 partidos, números que son desorbitados que hasta el propio Machín sabe que no durará en todo el campeonato liguero. 18 goles en 8 partidos son número de campeón. A esto se le suma los 86 disparos en total demostrando que el Sevilla da miedo. Ahora solo le queda mostrar regularidad y demostrarlo frente a los grandes, aunque ya lo hizo frente al Real Madrid con un contundente 3-0.

El partido empezó con gran igualdad, dos sistemas idénticos de tres centrales, dos carrileros y una gran concentración de jugadores en medio campo. El Celta asustó a Nervión con una gran ocasión de gol de Pione Sisto, pero el Sevilla tiene a uno de los mejores porteros de la Liga, Vaclik. Los nervionenses se adelantaron en el 38 con un espectacular centro de Jesús Navas que cogió una curvatura excelente para que Sarabia rematara en el punto de penalti cruzándosela al palo derecho de Sergio Álvarez. No pudo hacer nada. El Sevilla tenía el manejo del partido aunque el conjunto vigés se acercaba al cuadro de Vaclik con peligro.

El técnico tunecino movió el banquillo dando entrada a Eckert por Pione Sisto. Esto aparentemente cambió el aire del Celta y el ex sevillista Iago Aspas dispuso de una ocasión clara, cruzando el balón y con la gran intervención del Vaclik. Pero el Sevilla espabiló con dos clarísima ocasiones del Francés, las dos delante del portero, pero no acertó. La afición le quiere y sabe lo que suda y lucha por esa camiseta. En vez de pitarle lo ovacionaron. Luego se desencadenó una de las claves del partido que fue la expulsión de Araujo viendo dos amarillas en un minuto. Ben Yedder no se vino abajo y siguió buscando el gol, y lo consiguió. Jugadón de Franco Vázquez que asiste de cuchara a Sarabia que de primera cede al francés y anotaba a puerta vacía en el 60. El VAR tubo que actuar tras a ver levantado el linier la bandera por fuera de juego de Sarabia pero el madrileño partía en posición reglamentaria.

El conjunto de Mohamed tiró de orgullo y fue a por el partido. Una espectacular jugada de Boufal rompió el centro del Sevilla y lanzó un derechazo con efecto que hizo inútil la estirada de Vaclik.

El Sevilla es líder, sí, pero es evidente las deficiencias del equipo. Cuando te pones 2-0 y expulpulsan a Araujo, no puedes acabar el partido pidiendo la hora en tu feudo. El cansancio de los hombres del medio campo es notable y hacen que jugadores de refresco como Boufal encuentren pasillo en el medio. En este caso Banega con tarjeta amarilla y tras jugar todos los partidos, no pudo evitar su avance y con un golpeo inmejorable hacía el 2-1. Punto de inflexión para el equipo vigés que insistió en la portería de Vaclik pero la zaga de tres no permitió que se escaparan los puntos. El Sevilla es líder de la Liga Santander antes del parón de selecciones.