El misterioso autobús que abrasa los glúteos a sus pasajeros

0
664

El pasado lunes una chica de 18 años que volvía de la Universidad tomó asiento en un autobús de la línea 185 que realizaba el trayecto Madrid-Algete, lo notó mojado y se cambió de sitio. Pero poco después, notaba como le ardían el glúteo y al mirarse, la sustancia había quemado su pantalón. 

Al día siguiente, el martes por la mañana, un chico de 17 años, se sentó en el mismo asiento y al levantarse, vio "una sustancia de color negro, pegajosa y viscosa", describe el joven. Inmediatamente, al comprobar que tenía quemaduras graves, se trasladó a un centro de salud, donde le hicieron las primeras curas.

Los dos jóvenes han tenido que ser operados por las quemaduras de tercer grado. Se les ha practicado un injerto de piel, a él esta mañana y a la chica, ayer, que tendrá que permanecer ingresada hasta el viernes. Ambos han sido intervenidos en el Hospital La Paz, según informa ABC.

"Le han quitado piel del muslo y se la han implantado en el glúteo", ha explicado la madre de la joven de 18 años. Además, ha añadido que por el momento ni la empresa ni la policía les han aportado ninguna información sobre el origen de la sustancia. 

Fuentes de la Guardia Civil han explicado que todo apunta a un "derrame accidental" del líquido, aunque "todavía no hay resultados de la investigación", por lo que no está clara la composición.