Marcos Rosa continúa el legado de Pablo Ráez

0
157

Marcos Rosa es un joven de 26 años nacido en Huelva que lleva más de 10 años luchando contra la leucemia, que ha superado en dos ocasiones. Ahora, tras una tercera recaída, ha puesto en marcha una campaña de concienciación en redes sociales sobre la donación y el trasplante de médula.

La iniciativa surgió de “manera involuntaria”, cuenta Marcos Rosa en su página de Facebook. Unos amigos fueron a visitarle en pijama al hospital y compartieron una foto de ese momento en Facebook con los hashtag #Ayudameaconseguirlo y #Donamedula. La campaña llegó a tanta gente que llegaron a colapsar las donaciones de médula en el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva, según cuenta el joven.

En una reciente entrevista a Europa Press, el joven onubense expresó que “anímicamente estoy muy bien, muy positivo y con muchas esperanzas de encontrar ese donante compatible antes de enero, ya que si es más tarde, mi situación se complicará”.

Normalmente, en el Banco de Donantes de Médula Ósea se suele encontrar compatibilidad en un mes escaso, pero Marcos decidió empezar esta campaña para acelerar dicho proceso y ayudar a otras personas que sufren actualmente dicha situación. “La donación de médula hoy día es muy fácil”, cuenta Marcos. “Tan sólo es necesaria la extracción de sangre en el brazo y no duele para nada”, asegura.

El caso de Marcos Rosa

Esta es la tercera vez que lucha contra la enfermedad. A Marcos le diagnosticaron por primera vez la enfermedad con 17 años, etapa en la que el 80% de las células de su cuerpo eran anómalas en sangre, pero que finalmente superó gracias a un tratamiento de quimioterapia. A los 22 años le detectaron un 8% de células anómalas en sangre y necesitó nuevamente la quimioterapia. A pesar de esto, Marcos asegura que lo superó “sin problemas”.

En la actualidad, ahora con 26 años, a Marcos le han encontrado un 0,9% de células anómalas en sangre, pero no puede someterse a otro tratamiento de quimioterapia y le es necesario un transplante.

Sus hermanos no son compatibles, sólo su hermana, la cual está embarazada y no puede ahora mismo donar médula. Por ello, Marcos ha recurrido a las redes sociales porque le urge encontrar ese donante antes de enero. Mientras, continúa ingresado donde recibe un tratamiento leve de quimioterapia hasta que encuentren médula compatible.