Manuel Valls, exministro de Francia: “Si queréis salir, no estaréis en la UE. Deshacer España es deshacer Europa”

La franquicia del sector dietético, Naturhouse, se anticipaba dos meses antes del referéndum y trasladaba su sede social a Madrid. El fundador y presidente de la cadena, Félix Revuelta, ha sido uno de los pocos empresarios que se ha mostrado públicamene crítico y en contra de la independencia. 

La lucha constante, traspasando los límites legales, por conseguir una Cataluña independiente ha provocado un caos en el futuro de la economía catalana.

Y es que ya lo decía Josep Bou, presidente de empresarios de Cataluña: 

"Las grandes empresas ya lo tienen todo preparado. Se deslocalizarán de Cataluña y se irán a otras zonas de España, mayormente, Madrid".

Los empresarios "temen" enfrentarse a situaciones desconocidas como el rechazo de España o la salida de la zona euro.

El exprimer ministro de Francia, Manuel Valls, decía en una entrevista que, si Cataluña quería salir de España no estaría en la Unión Europea puesto que, deshacer España sería deshacer Europa.

Con el paso de los días se van sumando más empresas que trasladan sus sedes sociales fuera de Cataluña.

La operadora de telecomunicaciones Eurona traslada su sede social a Rivas-VaciaMadrid.

La biofarmacéutica Oryzon Genomics anunció su marcha a Madrid.

La compañía Proclinic Expert traslada su sede social a Zaragoza.

El Banco Sabadell traslada su sede social a Alicante.

CaixaBank traslada su sede social a Valencia.

Gas Natural acuerda trasladar su sede social a Madrid.

Aguas de Barcelona también abandona Cataluña y traslada su sede social a Madrid.

En el sector de alimentación, empresas como Freixenet y Codorníu han confirmado que propondrán y estudiarán un cambio en sus sedes sociales.

Siemes, Catala Occidente, Abertis y una larga lista de empresas irán comunicando su decisión final sobre si trasladar su sede social fuera de Cataluña.

Según las cifras expuestas por la plataforma de Empresaris de Catalunya las arcas catalanas perderán una facturación de más de 1.200 millones de euros.

Cabe destacar que el traslado de una sede social es un acto administrativo y no implica el movimiento y/o despido de una plantilla.

Alrededor de 120 empresas están listas para abandonar Cataluña en las próximas 24 horas, según informa El Confidencial.