La magia de Isco decide ante el Espanyol con un doblete

0
338

El Real Madrid consiguió su primera victoria tras cuatro partidos como local, ganando a un Espanyol que estuvo cerca de continuar la maldición blanca en casa. Sin embargo, los "pericos" no supieron aprovechar las oportunidades que les dio la defensa blanca y lo acabaron pagando con una derrota.

El equipo blanco comenzó el partido con mucha intensidad, justo lo que pedía Zidane, pero el gol no llegaba. Pasaron los minutos y las ocasiones hasta que Isco en el minuto 30, tras un pase de Cristiano, batió por bajo a Pau López.

El Real Madrid no se echó atrás para buscar la contra y siguió buscando otro gol, que pudo llegar en dos ocasiones de Cristiano Ronaldo. Primero por un disparo que se fue alto y la otra se estrelló en Pau. Del mismo modo, tras el gol, el Espanyol empezó a aparecer y se presentó a Keylor Navas, que pasó de ser un espectador a ver como el poste evitaba el 1-1 de Gerard Moreno en el minuto 44. Con ese susto para los reyes de Europa, se llegó al descanso con 1-0 en el marcador.

En la segunda parte el Espanyol cambió su táctica, pasó de defender a atacar, y empezó a apretar a un Madrid que tenía problemas para sacar el balón. El Espanyol pudo empatar en el minuto 50 pero Keylor lo evitó con un paradón. Esa acción no hizo reaccionar a un equipo blanco cada vez más cansado que estaba jugando con el fuego de que los "pericos" le empataran. De hecho en el ambiente flotaba la sensación de que estaba mas cerca el 1-1 que el 2-0. Gerard pudo lograrlo en el minuto 70 tras un fallo garrafal de Sergio Ramos, pero Nacho evitó el gol bajo palos.

Tras esta ocasión clarísima del Espanyol, llegó el 2-0 para los de Zidane. Isco culminó una contra iniciada por Cristiano Ronaldo y continuada por Marco Asensio en el minuto 71. El Bernabéu respiró tranquilo. El Real Madrid se llevó tres puntos de oro y el Espanyol la sensación de no haber aprovechado una ocasión de oro.