El asesino silencioso

0
256

El francés atravesaba momentos de aparentes dudas en cuanto a su eficacia de cara a portería, pero lo que está claro que ya nadie puede dudar es de la aportación del nueve blanco al conjunto dirigido por su compatriota Zinedine Zidane.

El Real Madrid tiene demasiadas cosas que agradecerle al francoargelino, pero sobre todo su enorme capacidad para crear espacios en las defensas rivales. Su inteligencia le permite buscar el momento idóneo en el sitio apropiado y habilitar de esta manera a sus compañeros para facilitarles su labor de cara a puerta.

Uno de los que más se asocia con Karim Benzema, a pesar de su lejanía en cuanto a posición, es Marcelo. El brasileño asume a la perfección los movimientos de su compañero y es capaz de habilitar segundas jugadas después de que Benzema venga a recibir para facilitar las combinaciones.

Si Marcelo, Isco o Modric son capaces de aprovechar los huecos para filtrar pases precisos, el que acaba sacando petróleo de esas jugadas es Cristiano Ronaldo. El jugador portugués es el más beneficiado de todo lo bueno que hace Karim Benzema y es capaz de transformarlo en goles para su equipo.

Desde que Mesut Özil abandonó las instalaciones del Santiago Bernabéu, Cristiano Ronaldo no había encontrado un aliado a la altura, hasta que Benzema se erigió en ese delantero perfecto que podía moverse con plena libertad por la zona de ataque para asistir y facilitar el trabajo de los suyos. Además, Karim, ha vuelto a recuperar el tono goleador y ya ha demostrado que es capaz de posicionarse entre los mejores artilleros de las grandes ligas europeas.