¡Qué Rico que apareciste!

0
369

El Sevilla Fútbol Club se impuso el sábado por 2-1 al Valencia en el Ramón Sánchez Pizjuán.

El entrenador sevillista saltó al campo con un once prácticamente idéntico al del martes, con los dos únicos cambios de Sarabia en el puesto de Mariano, lesionado la pasada jornada de Liga de Campeones, y Kranevitter en el puesto de Iborra. El equipo hispalense no tuvo su mejor noche y volvió a mostrar el juego de principios de temporada, sin dar pie con bola. Es cierto, que los pupilos de Sampaoli llegaban cansados del gran esfuerzo realizado el martes en Liga de Campeones, ante la Juventus.

El conjunto sevillista supo aprovechar los dos únicos errores del Valencia para encajar los dos tantos que le dieran los tres puntos. La victoria fue sufrida hasta el final, y es que Sergio Rico, en el minuto 94, sacó una mano izquierda de oro para repeler un trallazo de Gayà que hubiera supuesto el empate.

El Valencia saltó al terreno de juego con la intención de puntuar en Nervión y alejarse de los puestos de descenso. Cesare Prandelli impuso su estilo y puso un once con cinco defensas y con Mario Suárez y Enzo Pérez como centrocampistas. El guión establecido por el técnico transalpino ahogó al Sevilla sin dejarle mostrar el bonito juego que está acostumbrado a hacer.

La primera parte transcurrió sin ocasiones, el Valencia se aferraba a sacar un empate en Nervión, sin saber aprovechar las ocasiones que cedían los locales y mostrándose bien rocosos en defensa, anulando a Vietto desde el principio del encuentro.

Sampaoli supo reaccionar tras el descanso. El técnico hispalense quitó a Escudero con molestias, y le dio entrada al japonés, Hiroshi Kiyotake, para desatascar el juego en el centro del campo y dejar toda la banda a Vitolo. El ex del Hannover no tardó en alegrarle la noche a los aficionados sevillistas y de hecho fue un pase suyo a Vitolo el que originó la jugada del primer gol, después de que Garay desviara lo justo un centro del canario para meter el balón en su propia portería. El Sevilla conseguía ponerse por delante en el encuentro, pero a sabiendas de que el partido aún no estaba ganado.

Prandelli, con el uno a cero, decidió hacer un cambio arriesgado, sustituyó el esquema del 5-3-2 al 4-4-2 y mandó al banquillo al defensa Abdennour para dar entrada al atacante Munir. El técnico transalpino acertó de lleno. Y es que con el delantero en el campo, el Valencia comenzó a apretar. Cançelo filtró un pase entre la zaga sevillista que aprovechó el ariete para conseguir el empate e igualar el partido.

Tocaba volver a empezar y el club hispalense se encontraba con una gran dificultad para llegar a la portería de Diego Alves. Para afrontar la situación, Sampaoli decidió sacar a Correa en sustitución de Kranneviter y dar velocidad al juego.

Ante las dificultades el equipo sevillista supo hacer valer su emblema, y tiró de casta y coraje para seguir intentándolo y dejar los tres puntos en el estadio de Nervión. Así llegó el golazo de Nico Pareja. El argentino volvió a sacarse un remate sensacional de la chistera para mandar el balón al palo izquierdo de la portería de Diego Alves.

Pero aún tocaba sufrir. El equipo ché lo intentó durante el último tramo del encuentro, hasta que Gayà, en el minuto 94, se plantó en frente de la portería sevillista. Pero se encontró con un gran Sergio Rico que sacó una mano izquierda espectacular para dar los tres puntos al equipo hispalense.

Con esta victoria, el club hispalense sigue tercero en la clasificación, con 27 puntos igualado con el Barça, consiguiendo Sampaoli de esta forma el segundo mejor arranque de la historia sevillista.