Caras nuevas para revertir la crisis

0
151

Andan las aguas revueltas en el seno del equipo amarillo. Pese a los continuos mensajes de tranquilidad que mandan desde la directiva del club envían a los socios, los aficionados exigen soluciones inmediatas y, muchos de ellos, también la destitución del actual entrenador. Los cinco partidos sin ganar de forma consecutiva, en los que se han sumado tres puntos de quince posibles, han acabado por colmar la paciencia de una hinchada que, si bien es consciente de que será una temporada complicada y en la que se sufrirá, quiere que su equipo comience a sumar de tres en tres. El Cádiz, que marcha en la 18ª posición y por tanto en posiciones de descenso, tiene serias dificultades para defender ventajas en el marcador. Y la sangría parece no tener fin.

En cuanto al once que viene disponiendo Álvaro Cervera en los partidos inmediatamente anteriores, Carlos Calvo será baja tras ver la roja en la pasada jornada en el empate ante el UCAM Murcia; Brian Oliván es duda tras marcharse lesionado en ese mismo partido y Aridane se tendrá que quedar en casa por acumulación de tarjetas.

Por tanto, el técnico ecuatoguineano debe elegir entre Salvi, que recientemente ha salido de una lesión, Aitor o Nico Hidalgo para sustituir a Carlos Calvo; en punta todo hace indicar que volverá Ortuño tras cumplir su partido de sanción, por lo que Santamaría podría volver al banquillo; en el lateral izquierdo Luis Ruiz será con toda seguridad el que haga el papel de Brian Oliván; Servando, por su parte, parte con la mayoría de papeletas para jugar por Aridane.