La presión sólo existe para aquellos que no pueden soportarla (ATH 0 – 1 ATM)

0
151

Tras la monumental paliza vivida (0-8) en Riazor obra del líder, el Barcelona, el equipo del Cholo sabía de la necesidad de ganar a un rival tan duro como es el Athletic de Bilbao en su casa para mantenerse en la puja por el título de liga. Y lo hizo, aunque ni mucho menos de forma cómoda. Seis veces remató el combinado vasco entre los tres palos, por las dos del madrileño.

Comenzó dominando el equipo local el encuentro, demostrando lo bien que mueven el balón, con un Beñat echándose el equipo a la espalda hasta que el Cholo le dijera a Torres que no se despegase de él, que no lo dejara pensar. Si algo tiene que lamentar el Atlético de este partido es la lesión de Diego Godín, que sufrió un pinchazo y tuvo que ser sustituído, así que la afición colchonera estará a la espera de saber si podrá disputar la ida de las semifinales de Champions ante el FC Bayern.

A pesar del dominio claro del juego y las ocasiones, el equipo de Ernesto Valverde no encontraba el gol, que le llegaría en contra en el minuto 38, cuando Torres remataba a gol un centro de Griezmann y ponía el único gol del partido en el marcador. Poco después, Irazoz chocaría en su propia área con Borja Viguera, quedando el portero en el suelo. Thomas, aparentemente ajeno a esto, chutaría a puerta y estrellaría el balón en el poste, formándose una tangana entre jugadores de ambos equipos por una supuesta falta de ‘fairplay’.

La segunda parte asistiríamos a un guión bastante similar, con un Athletic que intimidaría la portería de Jan Oblak con dos disparos, uno a romper de Beñat que el portero esloveno bloca y un cabezazo del ex-colchonero Raúl García. Ya en el minuto 84, Carrasco tendría una gran oportunidad, dejando sentado a Bóveda y sacándose un zurdazo que Iraizoz detiene a duras penas. Un gran fallo (también del belga) en el último minuto cerraría el encuentro, dejando al Atleti donde quiere estar, continuando el sueño.