Emery, en el ojo del huracán

0
1236

Unai Emery, ese entrenador que tiene más apoyos que críticas pero que afronta su temporada más convulsa por el nivel de exigencia adquirido. Tras un inicio de liga que deja mucho que desear y una fase de grupos de Champions League nefasta, el técnico vasco se encuentra en un momento crítico donde cada decisión es mirada con lupa desde la grada. Hombre de ideas fijas, no cesa en su empeño de querer insistir en la idea de juego que ha llevado al equipo sevillista a la consecución de dos Europa Leagues.

Sus ideales han conseguido despertar la sátira de los aficionados sevillistas por redes sociales, creando el hashtag #marianoporcoke, debido a sus continuos cambios de ambos laterales como única solución a partidos enfrascados. El problema también puede venir desde la dirección deportiva donde los éxitos deportivos parecen haber anulado el objeto de crítica sobre esta parcela del club comandada por Monchi. Referencia a este aspecto, nadie, ni el propio entrenador, ha hecho referencia a una plantilla descompensada en la línea medular sin sustituto para el cerebro del equipo, Ever Banega. A esto, súmenle que la enfermería nervionense esta repleta de piezas claves lesionados de gravedad como son los casos de Carriço, Pareja, Andreolli, Beto..

A Emery le avalan sus buenas temporadas en Lorca, Almería y Valencia, atrás queda el histórico paso por el Spartak de Moscú donde terminó cesado sin completar una campaña. Entrenador de segundas vueltas, Emery espera con ansia el mercado invernal donde se refuercen posiciones como la del tan cuestionado lateral derecho, para ello, ya suenan nombres como el del venezolano Roberto Rosales (actualmente ha renunciado a la vinotinto por diferencias con el seleccionador nacional) y el del belga Dennis Praet para la línea de medio y línea de creación.

Emery tiene crédito en este Sevilla pero en el mundo del fútbol priman los resultados positivos y esta temporada el conjunto de Nervión no disfruta de ellos.

EtiquetasDeportes