La Virgen de las Tristezas vuelve para el día de la Inmaculada

0
443

La capilla del Dulce Nombre de Jesús recibe a la Virgen de las Tristezas de la Vera Cruz tras su restauración, lo ha hecho presidiendo el camarín de la sede de la corporación.

El autor de esta restauración ha sido Benjamin Domínguez Gómez, el cual ha llevado a cabo la sustitución de las piezas de la articulación implantándole el mecanismo conocido como “rótula” y que cada vez son más las hermandades que se animan a utilizar dicho mecanismo. Con ello se permite que la imagen tenga una mayor flexibilidad en los movimientos, la restauración tuvo lugar en las dependencias de la corporación.

La noche del pasado 3 de diciembre la imagen fue expuesta al culto para celebrar el Besamanos anual en el día de la Inmaculada.

La Virgen de las Tristezas ha vuelto mejor que nunca, así lo exponen aquellos que ya han podido ver la restauración de la escultura. Esta vez ha sido una restauración leve pero la dos veces anteriores ha sido restauradas en profundidad  en 1987 por el taller de Isbilla y en 1999 por Francisco Arquillo, en la primera de ella se le tuvo que sustituir el candelero y en la segunda se le realizó una limpieza en la policromía.

Por todo ello en el día de hoy la Virgen de las Tristezas de la Vera Cruz brilla más que nunca.

Etiquetascofradías