Los Sixers encadenan su undécima derrota consecutiva en esta temporada

0
538

Parecía que era el día indicado para que los Sixers sumaran la primera victoria de la temporada ante unos Celtics, que visitaban ‘la ciudad del amor fraternal’ después de sólo haber conseguido tres victorias en sus primeros nueve encuentros. Pero de nuevo, no pudo ser.

El conjunto dirigido por Brett Brown volvió a remar para morir en la orilla, y es que más allá de las acusaciones de ‘tanking’ a la franquicia, las estadísticas muestran como, con el de ayer, son ya seis los encuentros en los que los Sixers ganaban o empataban al descanso.

Misma historia para los locales, que veían como Michael Carter-Williams formaba junto a Noel en el quinteto inicial, tras la torcedura de tobillo que había sufrido el pívot la semana anterior –primera titularidad de Michael Carter-Williams en esta temporada–.

El partido arrancó con imprecisiones por parte de Boston Celtics, sumando tres pérdidas de balón en los primeros compases del choque. Por su parte, los Sixers se mostraban más enchufados, terminando con una ventaja de cinco puntos al final de los primeros 12 minutos (22-27).

En el segundo cuarto el resultado se igualó, llegando al descanso con un empate a 46 que ilusionaba, de igual manera, a los asistentes al Wells Fargo Center. Unos aficionados que esperaban la primera victoria de su equipo, más aún tras el tapón de Nerlens Noel antes de que ambos conjuntos marcharan a vestuarios para el descanso.

Con el inicio de la segunda parte, la historia comenzaba a repetirse para unos Sixers que, a pesar del triple de Wroten sobre la bocina con el que terminó el tercer cuarto, ya contaban con una desventaja de cinco puntos. Un tercer cuarto en el que destacó la figura de un Jared Sullinger que terminaría el partido con 22 puntos y 9 rebotes.

El partido concluyó tras un último cuarto en el que los visitantes se gustaron en los últimos compases, tras conseguir ventaja de dos dígitos ante unos impotentes Sixers que nada podían hacer para frenar los ataques dirigidos por un Rajon Rondo que terminó con 9 puntos, 13 asistencias y 5 rebotes. El máximo anotador del encuentro fue un Brandon Bass que finalizó con 23 puntos, en su mejor actuación en lo que va de año.

Por parte de los Sixers, Tony Wroten finalizó como el máximo anotador con sus 21 puntos, pese a la mala selección en el tiro (7-19). Los locales sumaron su undécima derrota tras anotar únicamente 22 puntos en el último cuarto, frente a los 28 de Boston Celtics. Unos Celtics que, con esta victoria, rompen la racha de tres derrotas consecutivas con la que llegaban al encuentro.