Teresa Romero: “No sé lo que falló, o si falló algo… pero no guardo rencor”

0
457

Después de que durante esta mañana y mediodía hayan comparecido tanto la auxiliar de enfermería que ha superdado el virus ébola, como su marido Javier Limón y el equipo médico que la atendió, este periódico ha consultado las informaciones de distintos medios que han podido personarse en el lugar donde han declarado.

Ha sido José Ramón Arribas, jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Carlos III de Madrid, quien ha explicado a los medios que Teresa Romero podría hacer vida "completamente normal" desde que saliera este mediodía a las 13.30 horas del citado hospital. Además, ha indicado que "no podrá transmitir la enfermedad porque es un virus que no permanece en el organismo tras la curación". También han querido dejar claro que la paciente necesitará tiempo para la recuperación integral de una experiencia que ha calificado de "muy traumática" y que irá reincorporándose a su vida normal "poco a poco".

Otros de los componentes del equipo médico conformado por cerca de cien profesionales que la han atendido a la auxiliar durante los 30 días que ha estado ingresada, han reconocido que temieron por su vida en los momentos más críticos y que es complicado determinar qué tratamiento ha funcionado pero que el sistema inmunológico de Teresa ha tenido "mucha parte" en su recuperación. También han querido recalcar que el trabajo, profesionalidad e implicación del equipo han sido máximos y que ese trabajo hay que "respetarlo y valorarlo".

Teresa Romero no ha querido estar en la rueda de prensa con los médicos porque prefería hacer una declaración a las puertas del hospital sin preguntas cuando saliera a mediodía, antes de marcharse a Galicia unos días a ver a su madre.

Cuando la auxiliar ha aparecido en silla de ruedas y acompañada por parte del personal sanitario, ha sido recibida con aplausos por parte de todo el equipo médico, los medios de comunicación y de su marido Javier Limón. 

Ha declarado; "Si Dios hizo el milagro, se sirvió de mis compañeros para ello" y que les estaría "eternamente agradecida". Ha acuñado que España "tiene la mejor sanidad del mundo, pero una nefasta gestión política" y que ella no sabe "qué falló, o si falló algo" pero que "no guarda rencor ni reproches". Por último, ha añadido que si su sangre sirve para curar a otras personas que le saquen "hasta dejarla seca" y que ahora lo que necesita es descansar y recuperarse.

A continuación le ha tomado la palabra su marido, que ha querido hacer una mención a su perro Excálibur, cuyo caso fue noticia en este periódico (El perro Excalibur revoluciona las redes). Ha declarado que "fue ejecutado sin que les dieran oportunidad a alegar" y que agradecen el apoyo de todos aquellos "amantes de los animales" aunque la ayuda fue "estéril". Ha lamentado que se haya perdido la oportunidad de ver cómo se desarrolla el virus en los animales y si éstos son capaces de transmitir la enfermedad o no. Javier Limón ha resaltado que en el caso de su mascota, ni siquiera se verificó si el perro padecía ébola. Ha concluido asegurando que "Tere necesita descansar".

La casa de Teresa Romero y Javier Limón está en proceso de desinfección. Las labores comenzaron el pasado viernes 31 de octubre y durarán once días.