Opinión: Setién no tiene cabida en el proyecto bético

0
56

Quique Setién no debería continuar al frente de la plantilla verdiblanca más tiempo. Una vez llegados a este punto, las responsabilidades recaen en las altas esferas de la directiva bética, Haro y Catalán, y en el director deportivo, Lorenzo Serra Ferrer. Cada semana que pasa sin tomar esta decisión clave se pierden oportunidades y la clasificación europea se aleja cada vez más.

A Setién la situación le viene muy grande, pues a sus 60 años es la primera temporada en la élite europea en la que se enfrenta a 3 competiciones. El equipo demuestra que está roto, no hay patrón de juego definido y da la sensación de que los jugadores ya no creen en la propuesta filosófica e idealista de Setién, pues para él ganar es secundario, dicho por él mismo. Sigue excusando las derrotas en la falta de acierto, cuando el equipo no genera apenas ocasiones, excepto en algunos partidos contados. La obsesión por un estilo de juego y un sistema que no funcionan está costando al Betis una temporada que parecía muy ilusionante. 

El problema del juego es más profundo de lo que Quique Setién plantea en ruedas de prensa o en otro tipo de declaraciones. En lo único que se parecen el Betis del comienzo de la temporada pasada y el Betis actual es en la consigna de sacar el balón jugado fuera la situación que fuera. La principal diferencia era que aquel equipo era muy atrevido y vertical y sobre todo generaba una gran cantidad de ocasiones de gol. El problema era que los rivales también los metían, y no pocos.

Los números en el parón navideño eran históricos en el apartado de los goles en contra. En Enero se decidió traer a Bartra, y Setién, que estuvo en una situación crítica tras el ridículo copero ante el Cádiz, cambió el sistema. Un sistema más similar al que está usando en la actualidad, con 5 defensas, jugando con 2 carrileros largos, dejando a Junior Firpo como dueño absoluto del izquierdo y a Barragán y Francis rotando en el derecho. Con este sistema el equipo perdió potencial ofensivo al atacar con menos unidades, pero bajó drásticamente la cantidad de goles en contra. A mediados de la segunda vuelta el equipo se mostró más sólido y con un acierto cara a puerta fuera de lo normal, con números increíbles por parte de Loren, León y Sanabria. El Betis consiguió la clasificación europea gracias a una racha de 6 partidos ganados, algunos merecidos y otros no.

Al comienzo de pretemporada, Quique Setién comentó que estaba abierto a utilizar diversos sistemas según el equipo rival o la propia situación del partido, y eso hizo durante los primeros partidos de temporada. Pero de un momento a otro volvió a utilizar el sistema de 5 defensas, con las únicas variantes de poner uno o dos delanteros o un centrocampista defensivo más posicional o más de toque. El equipo se mostró más agresivo en la presión tras pérdida que el año pasado, una característica propia de la España de Vicente Del Bosque y de los equipos de Pep Guardiola. Algo que no está funcionando, pues al equipo le cuesta acabar los partidos bien físicamente, y no encuentra situaciones de gol ocasionadas por esa presión. En este partido contra el Olympique de Marsella podemos ver esa agresividad en la presión.

Otro grave problema es la lentitud del juego, los partidos del Betis en esta temporada son, por lo general, aburridos. Durante el partido hay muchas posesiones en las que los centrales mueven el balón entre ellos y el portero, sin ninguna verticalidad, sin generar peligro y arriesgando en demasía sin un objetivo claro cuando el equipo sen planta en campo contrario con balón, ya que el juego por el centro está limitado al haber un número menor de jugadores del rival y por bandas, los carrileros no aportan nada de profundidad, ya que tanto Francis como Barragán y Junior poseen cualidades para ser laterales, sin juzgar el nivel de esas cualidades.

A pesar de todos los motivos ya expuestos por los que hay que despedir a Setién, no se debe centrar la culpa del rendimiento del equipo a una sola persona, la planificación realizada en verano por Lorenzo Serra Ferrer y el resto de la comisión deportiva está dejando bastante que desear, ha habido aciertos en la portería, tanto Joel Robles como el ahora internacional español Pau López están demostrando el nivel necesario requerido para esta temporada. Los otros aciertos son Sidnei y Lo Celso, y en parte el intermitente Canales. Los principales fallos vienen a la hora de realizar los fichajes para el sistema de Setién. Fichajes como Inui y William Carvalho no están rindiendo al nivel adecuado, ni teniendo oportunidades en sus posiciones más habituales.

Lo más grave es la decisión de no realizar incorporaciones para reforzar los carriles, tanto en defensa como en ataque. El Betis está demostrando que es de los equipos con menos desborde de la liga, y debido a eso es uno de los menos goleadores de Europa.