Opinión: La imagen del respeto

0
94

Una imagen vale más que mil palabras, eso dice el refrán, y en el caso de la imagen que se ha viralizado del regreso de la Esperanza de Triana tras su salida extraordinaria bien podría utilizarse. La instantánea que se ha hecho viral por las redes sociales es una de esas que no necesitarían explicación, solo con verla se entiende su significado: RespetoLa idiosincrasia sevillana ha sido objeto de numerosas parodias y humor sano que, muchas veces, hay que decírlo, tiene su pequeña gran parte de verdad. Rancio Sevillano, con su saga de libros que comenzó con El asesino de la regañá, fue el último más sonado. Pero en la idiosincrasia sevillana también hay lugar para la seriedad, el saber estar, en definitiva, el respeto. 

El respeto sevillano se hace más palpable que nunca en el momento cofrade, la Semana Grande de la ciudad, como se conoce a la Semana Santa sevillana, con permiso de la feria, es la semana del respeto. No es que el sevillano no tenga respeto el resto del año, es que en Semana Santa es cuando más personas por metro cuadrado se congregan en la ciudad. "Sevilla es poderosa cuando se calla" o "los silencios de Sevilla son especiales" son dos populares frases que se susurran en Semana Santa por las calles de la ciudad hispalense. Pero no todo el respeto es cofrade, Sevilla también se calla cuando el toro entra al trapo en la Real Maestranza o cuando el torero culmina la faena entrando a matar. Que miles de personas sean capaces de unirse para abuchear o vitorear es relativamente fácil, el bullicio llama al bullicio, pero en el silencio el más mínimo ruido se vuelve el centro de atención. 

El último ejemplo, el de la vuelta de la Esperanza de Triana a la capilla de los Marineros, cuando en medio de la marabunta, pintado en el suelo con tiza, un retrato de la Virgen era rodeado por la multitud que se negaba a pisar, todo por repeto. Muchas de las personas que estaban allí dicen no ser creyentes pero, ya sea por respeto a la imagen, al artista que lo dibujó o al resto de fieles, que esa imagen de la Esperanza de Triana acabó intacta la jornada. Muchos dicen que el respeto se gana y otros que se aprende, puede que en la cultura sevillana el respeto sea algo intrínseco.