Opinión: Carta a un superhéroe

Time to read
2 minutes
Read so far

Opinión: Carta a un superhéroe

Octubre 17, 2018 - 02:55
Posted in:
0 comments

Ahora que están de moda los lazos, quiero haceros partícipes del mío

Lazo en apoyo a la leucemia.

Entono el “mea culpa” por no haber sabido escribirte cuando aún sonreías, pero no me lo tengas en cuenta; me faltó valor y seguía aferrado a la esperanza.

Estoy orgulloso de haberte conocido y de que hayas formado parte de mi vida. Hemos compartido momentos inolvidables resumidos en una mirada y en un gesto de complicidad en el momento de la partida. Ha llegado la hora de enviarte una carta sin destino pero que seguro, tendrá un destinatario para cada uno de ustedes.

Comienzo allá donde la muerte más benévola e inclemente, danza en las pupilas de aquel que se quiere. Una pelea constante entre el cuerpo, la soledad y la mente. Es entonces donde cada amanecer cuenta para hacerle frente a este signo zodiacal. Seguro lo conocerán pues, los que hemos tratado con ello, sabemos que es amar hasta el final y es aquí, donde se rinde un servidor.

Una enfermedad como forma de vida, cargada sobre los hombros y meciéndose con altibajos de ilusión. Recorrer hospitales como si de una peregrinación se tratara, en búsqueda de la fuente de la salud y allí, encontrar a un curandero de amores que te resuelva la existencia. Es grandiosa la capacidad de ver la vida pasar como si fuese la ventana de un tren, recopilando cada uno de los recuerdos más candentes que el corazón nos guarda y poder expulsarlos con el brillo de los ojos para dejar atónitos a los presentes en el momento preciso.

En aquella celda donde los barrotes no son más que el propio cuerpo y un gotero que sacia de segundos al reo, también se puede encontrar la libertad. La libertad del preso de aún poder reencontrarse con las personas que le quieren; la libertad de poder ofrecer unas palabras cargadas de afecto y de expectativas para cuando cumpla su sentencia; la libertad al liberarse de tan pesada carga y que llegados a un punto, se agradece. Y no duden nunca en estar y querer pues, la vida dicta y nosotros escribimos hasta que el lápiz mantiene el grafito.

Confiado, dejar a la parca a que pase y espere cómoda a su tan digno cometido o cerrarle la puerta e invitarle a café otro día. Un constante, pero en paz siempre tras tanta batalla por conseguir que la única metástasis posible, fuese la de la alegría. Una caricia que transmitiese el deseo de tantos, una burla al carcelero y la petición arrogante de que volviese a la patria donde las flores crecerán esperando su reencuentro.

Así, contento conmigo mismo, doy gracias por brindarme la oportunidad de despedirme con un beso, un te quiero y decirte por última vez, que siempre te recordaremos como un superhéroe.

Una razón más por la que luchar y recordar a través de un simple lazo.

Puntuación: 
0
Sin votos aún

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si es usted o no un visitante humano y para prevenir spam o mensajes basura
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.