Los presuntos agresores del niño del colegio de Sevilla no serán expulsados

Los presuntos agresores al niño de siete años en un colegio en el barrio sevillano de Triana seguiran en el colegio hasta que la investigación iniciada por la Delegación de Educación de Sevilla no concluya que pasó en realidad, según ha afirmado la delegada Francisca Aparicio.

La delegada de Educación se ha reunido en el día de hoy en el Colegio José María del Campo con un inspector de la Consejería, con los de los de los supuestos agresores y con la madre del niño presuntamente agredido. Ésta última ha abandonado el centro a los pocos minutos de comenzar la reuinión, ya que según su versión, en esa reunión se le ha asegurado que los niños que presuntamente agredieron a su hijo seguiran en la escuela y que lo más conveniente para ambas partes sería que los niñis "fuesen amigos".

En declaraciones a los periodistas, Francisca Aparicio ha asegurado que el centro no ha tenido ninguna denuncia sobre casos de acoso escolar desde 2013, a pesar de que la madre del niño supuestamente agredido asegura que denunció varias veces antes la dirección del colegio el acoso a su hijo.

El padre y la abuela de uno de los presuntos agresores, que hoy también se han personado en el colegio, han declarado que es falso que se le tirase al niño ningún recipiente de cristal, ya que está prohibido su uso en el colegio. Estos han insinuado que el niño presuntamente agredido es víctima de la situación que vive en su casa, ya que, según han afirmado a los periodistas, hay constancia de peleas entre los padres y de repetidas llamadas a la Policía por parte de los vecinos al escuchar estas disputas.

Otros padres que hoy han llevado a sus hijos a este colegio han afirmado que no se deben dar por ciertos estos hechos, puesto que, según han afirmado "se está manchando la imagen de la escuela y de los profesores".