Las mujeres toman las calles de Sevillla

Doce del medio día. Cesa el ajetreo de una cafetería. Las dos camareras dejan su mandiles sobre la barra y salen afuera. Así se iniciaba el pasado 8 de marzo el paro internacional de mujeres en Sevilla. Miles de mujeres abandonaron sus puestos de trabajos para reivindicar su lugar en el mundo laboral. Según cifras oficiales, el salario masculino supera en un 35% el recibido por las mujeres realizando ambos el mismo trabajo. "¿Qué paro, ni qué paro?" – responde un señor de mediana edad al preguntarle su opinión al respecto. Parece que no todos están al tanto de lo que se cuece en las redes sociales.

Desde hace varias semanas, diversas plataformas feministas han estado divulgando carteles que proponían el paro general de mujeres durante treinta minutos. Además, se convocaba a las estudiantas tanto a manifestarse, como a realizar sentadas en las facultades. Y así fue. Empezando por Derecho y Bellas Artes, multitud de mujeres se concentraron contra la violencia machista, la educación patriarcal dada en las escuelas, el derecho al aborto, etc. Más tarde, a las 18:00h en la Plaza de la Encarnación, sería la Plataforma Feminista Contra las Violencias Machistas quienes encabezarían la concentración que se prolongaría hasta las 20:00h, donde desde la Plaza Nueva se inició la manifestación convocada por la Plataforma 8 de Marzo.

Con el lema "Nada que celebrar, mucho que reivindicar" comenzó la protesta. "No quiero tu piropo, quiero tu respeto", "Fuera rosarios de nuestros ovarios" o "Si tocan a una, nos tocan a todas" eran algunas de las consignas que se podían oír procedentes de mujeres de todas las edades. Siguiendo por la calle Tetúan hasta la Plaza del Duque, continuando por Trajano, finalizó con una masiva reunión en torno al Palacio de las Sirenas en la Alameda de Hércules. Allí, con la ayuda de un micrófono y megáfonos, dieron un discurso agradeciendo la intensa participación dada a lo largo del transcurso del día. 

"Después dirán que fuimos cinco o seis", gritaban sin cansancio en sus voces. Se estima que casi 1.000 personas acudieron a la protesta sólo en la provincia de Sevilla, alcanzando datos como más de 500.000 asistentes en Madrid.

Diez y media de la noche, y empieza a disiparse la abrumadora marea de gente. Finaliza el día con una gran satisfacción para ellas, porque cada día son más. "Rajoy, escucha, Sevilla está en la lucha" y ahora más que nunca.