La locura y el caos defensivo acaban con la imbatibilidad del Villamarín

Un festival de goles se ha vivido esta noche en el Benito Villamarín en el que el Betis no ha salido muy bien parado porque se ha visto claramente superado por un Valencia que ha sido capaz de endosarle a los de Heliópolis un 3 a 6, en una noche en la que las defensas, especialmente la de los verdiblancos, no han brillado precisamente por una gran actuación. Dos goles a balón parado, concretamente desde el lanzamiento de esquina, y algunos destellos de gran calidad por parte de los valencianistas demostraron el motivo por el cual el equipo de Marcelino García Toral se encuentra segundo en liga y sin conocer aún la derrota después de 8 jornadas. 

En un principio se hablaba de que el Betis-Valencia se trataría del partido de la jornada, un encuentro de potencia a potencia por el momento que estaban viviendo ambos conjuntos, El Betis llevaba cuatro partidos sin conocer la derrota y tenía el cartel de ser uno de los pocos equipos de la liga que tenían la condición de imbatido en casa, sin embargo enfrente se encontraba un Valencia que viene este año con Marcelino García Toral y con ganas de romper las dinámicas negativas vividas en los últimos años, tanto es así que el conjunto ché se presentaba al partido como uno de los equipos de la liga que no conocía la derrota en estas primeras jornadas de la Liga Santander.

Al inicio del encuentro se comenzaron a ver los estilos de ambos equipos, el Betis intentaba mantener la posesión de la pelota e intentar mantener la propuesta de fútbol impuesta por Quique Setién, procurando llevar y mantener la iniciativa del partido. Por otro lado, el Valencia intentaba tirar las líneas hacia adelante para dificultar la salida de balón de los béticos aunque sin exito, sin embargo los jugadores del betis han sido incapaces de crear peligro una vez llegaban a zona de tres cuartos de campo, zona en la que el Valencia recuperaba e intentaba salir a la contra o metiendo balones a la espalda de los defensas béticos para intentar crear ocasiones de peligro. Tanto es así que fue el Valencia el que creaba peligro aunque fuese el conjunto de Quique Setién el que tenía la posesión del balón y la iniciativa del juego.

No fue hasta el minuto 34 cuando se comenzaron a ver las primeras carencias de la zaga del conjunto de Heliópolis, en un lanzamiento de córner, Kondogbia se deshacía de su marca con gran facilidad y hacia un gran remate hacia abajo y cruzado muy cerca del área pequeña de la portería defendida por Antonio Adán. Después de este gol, el encuentro no cambió su tónica, el conjunto de Marcelino continuaba recuperando balones en zona de tres cuartos y creando mucho peligro por bandas con Gonzalo Guedes y Rodrigo, que siempre alcanzaban algún balón a la espalda de la defensa del betis que se encontraba desituada y mal colocada por las malas pérdidas de balón que provocaba el conjunto ché. Aún con todo ello, el Betis no tiraba la toalla e intentaba hacer algunas internadas por la banda, que hasta el momento habían estado desaparecidas porque Sergio León y Joaquín buscaban siempre la jugada por el centro.

El segundo gol valencianista llegó justo cuando más duele, al filo del descanso, tras una volea de Carlos Soler al borde del área que repelió Adán y seguidamente Andrés Guardado realizó un mal despeje que hizo que Gonzalo Guedes se hiciese con el balón, controlase, hicese un recorte y metería un zapatazo por la escuadra izquierdo de la portería verdiblanca. El resumen de la primera parte era que el Valencia estaba dominando el encuentro a base de tirar contragolpes y que el Betis estaba jugando con muchos toques y sin crear ningún peligro en la porteria de Neto. 

En la segunda parte parecía que el partido estaba siendo el mismo hasta que llegó el momento determinante que podría haber cambiado el transcurso del partido, Sánchez Martínez, el colegiado que dirigía el encuentro, ve una mano clara en el área de Kondgobia, autor del primer gol del partido, y pita penalti a favor del Real Betis, un penalti que metería de lleno en el encuentro a los locales. Sergio León, el encargado de realizar el lanzamiento tira fuerte y al medio de la portería y Neto repele el balón, perdiendo el Betis la oportunidad de acercarse al Valencia y poder hacer un partido competido para intentar luchar por la victoria. Momentos más tarde un nuevo córner a favor del Valencia y un nuevo fallo de marcaje hizo que Rodrigo Moreno rematase solo y a placer en el área pequeña batiendo por tercera vez a Adán. Este momento supuso un punto de inflexión en el partido porque el conjunto de Quique Setién no tiraba la toalla pero veía que se le estaba escapando el partido y no podían hacer mucho más de lo que estaban haciendo para poder remediarlo, por ello el técnico cántabro del Real Betis decidió mover el banquillo y realizar un cambio táctico, decidió meter a Camarasa, que volvía después de su lesión, por Fabián y Tello por Narvaez. Setién cambió el 4-3-3 inicial a un 4-4-2 con Joaquín y Tello por las bandas con Sanabria y Sergio León en un punta para meter más presión a la defensa del Valencia.

Este cambio táctico desató la locura, tanto es así que en el minuto 74 con todo el betis volcado en ataque, pierde un balón arriba y Parejo le filtra un pase en profundidad a Santi Mina, que había ingresado unos minutos antes por Rodrigo Moreno, que encara a Mandi y con mucha fortuna remata con su pierna izquierda, el balón pega en el central bético y hace una vaselina imposible a Antonio Adán, que se lamenta aunque no ha podido hacer nada más en los goles que ha encajado el cuadro bético. Los aficionados comenzaron a abandonar el estadio con 0-4, todo parecía estar perdido para el Betis hasta que comienza un nuevo punto de inflexión en el minuto 76, se preparaba para debutar de nuevo en el Benito Villamarín el costarricense Joel Campbell que entraba por Sergio León. A los dos minutos de estar en el terreno de juego, Camarasa y el propio Campbell estaban presionando la salida de balón de Dani Parejo llevando a que el valencianista diese un pase hacia atrás erróneo, pase que aprovechó Campbell para robar y definir ante Neto con su pierna izquierda. A raíz de este gol se desató la locura y comenzaban los fallos de la defensa valencianista. En el minuto 80 el costarricense Campbell metió un pase a la espalda de la defensa ché , que aprovechaba el delantero paraguayo del Real Betis, Sanabria, que se zafaba de Neto con un regate hacia fuera batiendo al meta valencianista. El Betis se ponía a dos goles de empatar y tanto jugadores y afición creían en que se podía. Joel Campbell se había puesto la capa de superman y se echó al equipo a la espalda hasta que en el minuto 83 hace una gran jugada individual que acaba con un centro con su pierna derecha que rechaza la defensa valencianista aunque el balón cayó en las botas de Tello, que controló y marcó con su pierna derecha un gran gol.

El Betis había tenido una reacción espectacular, parte por el empuje del equipo y por la relajación del conjunto de Marcelino García Toral, que estaba algo nervioso porque podrían escaparse los 3 puntos del casillero valencianista estando con cuatro goles de ventaja. En los últimos minutos de locura de partido y con el equipo de Setién volcado en el ataque, el Valencia seguía mandando balones al área del Betis, con la mala fortuna para los verdiblancos que andaba por allí Simone Zaza que controló con el pecho para orientarsela y marcó el gol que según argumentaba Campbell acabó con la ilusión del equipo: "Creíamos en el empate pero el gol de Zaza nos mató". El tanto supuso el 3-5. Finalmente en el descuento, Andrés Pereira puso el broche con un gran gol desde la frontal del área poniendo el 3 a 6 como resultado definitivo para un partido de locura en el que ninguna de las defensas, especialmente la del Real Betis Balompié, no han estado a la altura de lo que se pide. Quique Setién valoraba en rueda de prensa que "El Valencia nos ha superado, hoy no hemos podido estar a la altura".

Es evidente que el técnico cántabro del Real Betis ha perdido la batalla contra Marcelino García Toral, aunque hay que destacar que Setién había perdido para este partido a una de sus piezas fundamentales para su estilo de juego, nada más y nada menos que Javi García, que es el jugador que le aporta el equilibrio defensivo al equipo y es cierto que cuando él no está el equipo sufre mucho más. Es evidente que esto no tiene que ser una excusa para el propio Setién ni para la plantilla del Betis porque se tiene que pensar en trabajar para mejorar el entramado defensivo del estilo que propone el cántabro porque el conjunto de Heliópolis ha recibido 10 goles en los dos últimos encuentros, una cifra que verdaderamente asusta. En definitiva y como resumen, un encuentro muy mal jugado por la defensa del betis, con mucha progresión ofesnsiva y en ciertos tramos creando poco peligro el Real Betis. Con todo ello, el aficionado bético puede sacar algo positivo de este encuentro, y es algo que hacía mucho tiempo que no se veía en Heliópolis y que ha remarcado Cristian Tello en rueda de prensa:"el equipo no ha tirado la toalla y lo ha intentado hasta el final".