El sabor de la Navidad alemana: los mercadillos

0
108

La gastronomía alemana no se basa, aunque la gente lo crea, solamente en salchichas. La variedad culinaria alemana, y más en Navidad, alcanza límites insospechados, todo esto se refleja en los famosos weihnachtsmarkt, en español más conocidos como los mercadillos de navidad. Estos mercadillos se colocan normalmente en el centro de las ciudades o pueblos alemanes, en sus plazas más emblemáticas, están compuestos por decenas de casetillas de maderas de diferentes tamaños dedicadas a la comida y bebida y a decoración y motivos navideños.

El ambiente de estos mercadillos, sobre todo por la noche, es de fiesta pues llena la ciudad o pueblo de luz en un país en el que la noche en esa época cae a las cinco de la tarde. El frío de este país no deja en sus casas a las personas que cada día llenan estas plazas y abarrotan las calles del mercadillo. En el apartado de bebidas dos destacan sobre el resto en estos mercadillos, el vino caliente en sus dos variantes: el glühwein y el apflewein. La cerveza, tan famosa en alemania, no se bebe tanto en estos mercadillo pues la temperatura suele hacer más atractiva la bebida caliente. El ámbito de las comidas es más amplio pues abarca todo el abanico desde dulces a salados, galletas y pasteles de cientos de clases son habituales, así como puestos de salchichas, o barbacoas con carnes de todas clases.

El precio de estos mercadillos es sensiblemente más caro que en los bares o restaurantes habituales pero el ambiente que se vive entre estos puestos es especial. La calidad de la gastronomía alemana no se puede apreciar en todo su esplendor en estos puestos pero sí se puede degustar la navidad alemana en toda su esencia.