Couchsurfing, crecer viajando

¿Te sobran las ganas de viajar pero te falta dinero? Viajar y crecer por el mundo sin pagar nada por una cama es posible gracias a la comunidad on line Couch Surfing. 

Esta plataforma es una iniciativa que nació de la mano del americano Casey Fenton en 2004 a raíz de un viaje que realizó a Islandia y para el que sólo tenía dinero para los billetes de avión. Contactó con residentes de la zona mediante foros y recibió más de mil direcciones con respuestas positivas en las que le ofrecían un sofá –couch– para pasar su estancia. De esta experiencia surgió Couch Surfing (CS). 

En un principio fue usada por surferos australianos y americanos que viajaban en busca de buenas olas. Éstos se hospedaban en casa de otros aficionados al surf, pero más tarde se fue popularizando hasta contar con más de cuatro millones de usuarios en su web. La comunidad de surfers cuenta con 400.000 anfitriones que ofrecen su hospitalidad a lo largo de todo el mundo. 

Actualmente, Couch Surfing dispone de una aplicación móvil para iOS y Android, mediante la que puedes acceder con tu propia cuenta de Facebook o email. Su interfaz es como una red social en la que puedes buscar y planear tus viajes y contactar con los host o anfitriones para concretar todos los detalles sobre la estancia en su hogar.  

Tanto en la app como en la web, puedes ver todas las referencias que tiene cada persona de sus anteriores huéspedes. Este apartado hay que tenerlo siempre muy en cuenta para evitar pasar un mal rato durante nuestro viaje. Las medidas de seguridad las deberá tomar el propio viajero: siempre se aconseja tener un plan B por si falla el A.  

Los anfitriones son personas que abren sus casas y sus vidas para que puedas conocer, aparte de su ciudad, su cultura, costumbres y tradiciones. La función de la comunidad surfer va más allá de el hecho de "dormir gratis"; se trata de una oportunidad de conocer el lugar en el que te encuentras de forma local y auténtica. Un intercambio de experiencias culturales con tu hospedador y su entorno. La esencia y el espíritu del CS es ayudar al viajero a enriquecer su aventura por el mundo.  

El almeriense Diego García lleva dentro de la comunidad ocho años y durante este tiempo ha viajado a lugares como Cuba, Perú, India, Marruecos y el más reciente Nepal. También ha recibido en su casa a personas de todos los rincones del mundo y de todos ellos dice no ha tenido "ningún tipo de problemas".  

Sobre los motivos por los cuales escogió viajar de esta manera, asegura que "es la única forma de conocer verdaderamente las zonas que visitas". Para él hay lugares que tienes que conocer así, "no es como viajar por cualquier país de Europa y alojarte en un hotel". 

Sin duda esta peculiar forma de viajar está destinada, según los propios surfers, a personas abiertas, atrevidas y dispuestas a dar sin recibir nada a cambio.