5 iconos del mundo de la moda que lucharon y luchan por el feminismo

0
7

La industria de la moda ha sido y es, sin ninguna duda, una de las industrias que más polémicas en cuanto al feminismo genera. Editoriales machistas, exigencia casi inhumanas a las modelos, cosificación de la mujer y alto contenido sexual como argumento de venta son algunos de los motivos por los que poca gente denominaría este mundo como un mundo feminista y luchador por la igualdad de género. Pero no todo es tan desesperanzador, veamos algunos de los personajes que han dedicado parte de su carrera a la lucha activista.

 

Coco Chanel:

Coco Chanel.jpg

 

Gabriell Chanel, la reconocida diseñadora, llegó a Paris con un sueño y un trabajo en un cabaret que le costó su nuevo nombre “Coco”. Se introdujo en el mundo de la moda mediante la sombrerería y le dio la vuelta a este. Dijo adiós al corsé y dio la bienvenida a los pantalones femeninos además de al corte garçón, masculinizando así la moda femenina. Revolucionó la cultura tal y como se conocía con mucha simbología, abandonó el sombrero adoptando el bronceado y haciendo que este pasara de las clases bajas a las clases altas, diseñó bolsos con asas (las famosas cadenas) con el fin de liberar las manos de las mujeres y acortó las faldas decidiendo que cada uno enseñara lo que quisiera. Revolucionaria, luchadora y soñadora, así era Coco Chanel, la diseñadora que consiguió que las mujeres de hoy en día llevemos pantalones al trabajo.
 

Vivienne Westwood:

Vivienne Westwood

 

Gamberra, transgresora, activista, independiente son algunos de los adjetivos con los que podemos definir a Westwood, la reina y creadora del punk inglés. En 1974 fundó, junto con su marido Malcom McLaren (manager se los Sex Pistols) la tienda “Sex” en Londres, un lugar de peregrinaje para los jóvenes punks y luchadores de la época por sus prendas con encajes reivindicativos. Su actitud macarra, su peinado masculina y sus “malos modales” enseñaron a las mujeres del momento que no todo tenía que ser faldas por debajo de la rodilla y color rosa. Aún hoy, a sus 77 años, Westwood es una de las mujeres más modernas e innovadoras del mundo de la moda. 

 

Maria Grazia Chiuri:

Dior A/W 2016

“Dior debe hablar del empoderamiento femenino”, fueron de sus primeras palabras al llegar a la maison francesa, y así lo ha demostrado. Apenas unos meses después diseñó las ya icónicas camisetas “We should all be feminist” consiguiendo así que otros muchos diseñadores se sumaran a la lucha. Consiguió que la palabra “feminista” perdiera su poca y errónea connotación negativa y la normalizó e integro aún más en el vocabulario de los mas jóvenes. 

 

Iris Apfel:

Iris Apfel - Not My Photo

 

Iris Apfel tuvo su “renacer” en 2005, a sus 85 años, cuando Harold Koda, comisario del Metropolitan de Nueva York, le dedicó una exposición con su colección de joyas de Alta Costura, fusionado con el extravagante estilo de Apfel. A partir de ahí se convirtió en un verdadero icono de la moda y nos enseñó que la vida es demasiado corta como para que te importe lo que piense la gente. En sus miles de entrevistas siempre ha conversado la misma opinión que refleja con su novedoso estilo. En contra de la cirugía estética, de vestir siempre de negro, de vivir obsesionado con la opinión de los medios. Defiende encarecidamente abrir de manera constante la mente, da igual la edad que tengas, “todo el mundo debería ir a los museos, no dejar de visitarlos” y sobretodo viste como te da la gana, fusiona lo que quieras. Esa es la huella feminista de Iris Apfel, aún siendo un icono de la moda va en contra de esta. Enseña a las mujeres cada día que da igual cómo nos vistamos siempre y cuándo estemos cómodas con ello y nos haga felices. 

 

 

Yves Saint Laurent: 

Yves Saint Laurent, Paris 1977

 

 

De él se dice que consiguió dar poder a las mujeres gracias a la creación del smoking femenino, algo totalmente revolucionario en la época. Criticado por muchos y alabado por pocos, el traje de chaqueta femenino consiguió  no solo que la mujer fuera vestida “como un hombre”, sino constituyó una prenda versátil, cómoda a la par que elegante. El smoking femenino fue una pieza clave e icónica en el mundo de la mujer trabajadora que tenía que luchar día a día contra los comentarios machistas. Este permitió a la mujer desprenderse de la, en ese momento, obligada falda y que se sintiera algo más próxima a los hombres en os ambientes de trabajo.

EtiquetasModa